miércoles, septiembre 24, 2008

La vida de allá afuera

A veces estamos en sus manos, nos llega sin pedir permiso y se instala dentro de nosotros, nos entristece, se hace parte nuestra, nos conmueve, hace maravilla con nuestros sentimientos, con nuestros sufrimientos, nos relaja, nos estimula.


Ella actúa en nuestra psiquis, maneja nuestra ansiedad y hasta nuestro estado de ánimo puede cambiar, pues ella se transforma en un bálsamo. Tiene toda la capacidad y nos crea momentos de euforia e incluso tiene el don de aliviarnos el dolor. De producirnos placer y magnificarnos los momentos cuando ella está presente.


En buena medida el que nos despierte todas las emociones, que nos ponga la vida a cuadritos, nos dé por sentirnos grandiosos, el que sea más o menos bella, que sea abstracta, oscura depende -para variar- de las matemáticas.


Ella, amigos míos, de quién escribo es la dama que perfuma mis días desde que tengo uso de razón y cuidado si no más allá. Ella es La Señora Música.


Esas cinco rayitas, equidistantes y horizontales, que llamamos pentagrama, son como una gran formula matemática en que un ser, llamado músico, coloca los factores, que son las notas y que reparte a su antojo -supuestamente- compases, ritmos, melodías, escalas y silencios.


Uno de nuestros dolores de cabeza en la adolescencia, El Señor Pitágoras, fue el primero que estableció la relación entre la música y las matemáticas. Se dio cuenta que las melodías se podían medir por medio de razones de enteros. Descubrió que existía una relación entre tonos que sonaban armónicos y que los instrumentos de cuerda sonaban bien gracias a la distancia que separa una cuerda de la otra.


Pitágoras encontró que al dividir una cuerda a la mitad producía un sonido que era una octava más agudo que el original (Do al Do superior); que cuando la razón era 2:3 se producía una quinta (la distancia de Do a Sol) y que otras razones sencillas producían sonidos agradables. Si seguimos dividiendo en proporciones nos da la serie de armónicos. La presencia simultánea de esas frecuencias en un mismo sonido le confiere el color y lo percibimos como timbre depende de la cantidad de armónicos que tenga un sonido y de la intensidad de cada uno de ellos. Los seguidores y fans de Pitágoras de aquella época -siempre hay cerebritos-, Los pitagóricos, no sabían de ondas sonoras ni de frecuencias ni de cómo la anatomía del oído afecta la altura de un sonido. De hecho, la regla que establece que la frecuencia está relacionada con la longitud de la cuerda no fue formulada sino hasta el siglo XVII, cuando el franciscano, -y nos topamos, cuándo no, con la iglesia-, fray Marin Mersenne, definió algunas reglas sobre la frecuencia de una cuerda vibrando. Reglas para afinar, usadas todavía hoy.


Esas proporciones son las que definen la mayoría de las escalas y afinaciones que existen en las diferentes músicas del mundo. Aunque entre las diferentes culturas existe una gran diversidad de tipos de escala, lo cierto es que hay también una serie de similitudes. Lo que permite pensar que en músicas muy alejadas, geográficamente e históricamente, subyacen unos principios universales basados en conceptos matemáticos.


Conceptos como la simetría, las formas geométricas, las proporciones matemáticas rigen muchas creaciones artísticas del ser humano y le confieren su belleza. La danza, por ejemplo, conlleva una visión más dinámica del mundo de las proporciones. En ella las matemáticas se manifiestan en forma de procesos, desarrollos lógicos en acción. Muchas composiciones flirtean con la geometría, con patrones y frecuencias numéricas.


A lo largo de la historia, y en todas las culturas, la matemática y el arte han estando profundamente relacionados. La belleza de una rosa, de una escultura, de una fuga de Bach no ser’ia tal sin los principios matemáticos que encierran. Inconscientemente reaccionamos a esas relaciones matemáticas aun sin entender, son un lenguaje universal del que el ser humano se ha servido, se sirve y se servirá para crear.


El pasado 15 de septiembre, se cumplió un año desde que alguien tuvo el mal gusto de marcharse de ésta vida. Ese alguien no es otro que Aldemaro Romero Zerpa. A Aldemaro no se le puede catalogar, como músico, de un género específico. No se le puede denominar como folklórico, aunque su Onda Nueva se basa en la sustitución de el arpa, cuatro y maracas por el trío de piano -teclados-, bajo y batería. Tampoco es estrictamente un músico popular, aún su música se escucha en la radio por distintos cantantes y versiones, como también no se le puede denominar un compositor académico en el sentido clásico del término. Él fue todo y ninguno. Aldemaro en los tres ámbitos brilló con luz propia, creció y desarrolló una carrera envidiable. Aún más, analizando el movimiento musical de pasado siglo veinte venezolano, su obra no se puede ubicar en ninguna corriente, de allí su maravilla. No se le puede denominar “Pre-Nacionalista”, pues su obra académica no se origina en el siglo XIX, tampoco pertenece a la “Escuela Nacionalista”, de donde salieron Antonio Estévez, Evencio y Gonzalo Castellanos, Inocente Carreño, y condujera el maestro Vicente Emilo Sojo. Mucho menos de la corriente musical contemporánea, en donde están Federico Ruiz, Luis Morales Bance, Juan Carlos Núñez, AlfonsoTenreiro, Alberto del Mónaco, etc…, pues Aldemaro aparece mucho antes.


Un caso insólito, en la Orquesta Sinfónica Venezuela, durante décadas, la música de Aldemaro tuvo proscrita ya que era desconcertante, para los fundadores de la misma, que el músico venezolano de mayor proyección internacional no exhibiera una formación académica. Es, por además, irónico que uno de los valses venezolanos más hermosos y, según críticos, el mejor compuesto en Venezuela es su “De Conde a Principal”. Por ello, Aldemaro es único, un músico autodidacta al cual no se le puede ubicar en ninguna corriente y, al mismo tiempo, está en todas ellas. Un músico, compositor, intérprete, arreglista y ejecutante que ha influenciado a los músicos -académicos o/y populares- de los últimos años en Venezuela.



“El Pajarillo visto y desarrollado por Aldemaro Romero”



El joropo, decir joropo ya me ocasiona un problema. Si digo que es un aire musical típicamente venezolano, me creo un insalvable problema con mis amigos colombianos ya que ellos también lo toman como suyo. En fin, y rogando para que las estrellas me guíen, el joropo es un genero musical típico de los Llanos Colombo-Venezolanos, de compleja estructura, posee un endemoniado ritmo 6/8 llegando a un mustio 3/4 y hasta un 3/2, y es uno de los ritmos que más desconcierta a aquellos que han estudiado la música académica.


Supuestamente deriva del fandango, pero aquí se me genera otro problema. En el diccionario de autoridades, publicado en seis tomos por la Real Academia de la Lengua en 1735, define al fandango como “baile introducido por los que han estado en los reinos de Indias, que se hace al son de un tañido muy alegre y festivo”. En este sentido les dejo el testigo a los académicos, lo cierto que el fandango fue tal en el siglo XVIII que compositores académicos como el Padre Antonio Soler, autor del célebre “Fandango” y Domenico Scarlatti, creador del “Fandango indiano”, nos demuestran su importancia en el ámbito social de aquella época.


Volvamos a nuestras latitudes y no perdamos el hilo. El joropo, a parte de ser también un baile muy vistoso -El valsiao, el escobillao y el zapatito…, un tema largo para otro blog, quién se atreve?-. Digamos que el joropo, desde el punto de vista musical, es tan mestizo como nosotros mismos. En las cuerdas del arpa, del cuatro y de la bandola, además de su versificación -las décimas y las coplas- vemos la presencia europea. En la melodía impetuosa y divertida, podría ser el aporte de africano y en la estampa de las maracas, los capachos indígenas.


El joropo, en Venezuela, es un género increíblemente amplio. Para complicar un poco más la cosa, también se deriva en diferentes formas según la región del país. Joropo llanero, Joropo Central -y su Golpe Tuyero-, Joropo Oriental, Joropo Guayanés.


Sin complicarme mucho como joropo tenemos en Venezuela: Seis por Derecho, Zumba que Zumba, Periquera, Carnaval, Gabán, Chipola, Quirpa, Guacharaca, Corrido, San Rafael, Revuelta Tuyera, Seis con Yaguazo, Guabina, Los Cantiles, Fila de la Volvona, Velo Matrimonial, Cubanera, Gato Enmochilao, Llavajero, Seis Guayanés, Josa, Marisela, Seis numerao, Pasaje, Catira…, el más depurado sería El Pajarillo.


El Pajarillo…, aquí les dejo a Aldemaro, sólo él y su obra puede explicar muchísimo mejor que mis palabras.


En primer lugar, "Pajarillo". La versión que hizo Aldemaro, directamente del folklor, en el primer disco de "Onda Nueva". Voces: María Elena Peña, Zenaida Riera, José Ramón Angarita y Alí Agüero.


En segundo lugar. "Pajarillo" con la hermosísima voz de María Teresa Chacín , la letra de Manuel Graterol Santander, arreglos y dirección de Aldemaro Romero con la Filarmónica de Londres.


En tercer lugar. “Fuga con Pajarillo ” de Suite para Cuerdas. English Chamber Orchestra. Dirige Aldemaro Romero. El Joropo vestido de gala.


En cuarto lugar. “Fuga con Pajarillo”. Versión de Camerata Criolla y revisada por el mismo Aldemaro. Grabación en vivo desde el Teatro Teresa Carreño, junio 2002. Fusión de música académica y lo más genuino del folklore venezolano. El trabajo de las cuerdas es imperdible y según Alí Agüero excelente.


En quinto lugar, “Toccata Bachiana y Pajarillo Aldemaroso”, Orquesta Sinfónica Gran Mariscal de Ayacucho, director Rodolfo Saglimbeni. Grabación en vivo, gracias JuanPa. Es de todos los pajarillos de Aldemaro mi preferido. Las cuerdas son celestiales y los metales son como para quedar sin aliento por un mes. En algunos pasajes de la Toccata me recuerda la orquestación, que hizo Leopold Stokowsky a la Toccata y Fuga en Re menor BWV 565 de Johann Sebastián Bach para la película Fantasía de Walt Disney. Colaboración que le trajo más de un dolor de cabeza al director de la Orquesta de Philadelphia. Los puristas atacaron de nuevo y no le perdonaron a Stokowsky orquestar la partitura de Bach -original para Órgano tubular- a orquesta filarmónica. El tiempo le ha dado la razón ya que toda orquesta que se aprecie interpreta dicho arreglo.


Este post no es sólo para recordar que hay un genial músico venezolano llamado Aldemaro, es una excusa para regalarles a todos los venezolanos, que viven en el exterior, un trocito de lo nuestro.

Es también mi íntimo regalo a mis “4 gatos” y, sobre todo, a mi Amada Emperatriz China, que cumplió años y me espera fumando -espero no sea opio- en Shanghai.


Todo lo mejor para Ustedes.



.

26 Comments:

Blogger tumejoramig@ said...

Mi adorado Hechicero... enseñando el pan delante del que tiene hambre!!! Yo recien llegadita de nuestra tierra y usted recordándomela y volviéndome a llenar de ganas por volver.
Gracias por el regalo de tus letras, ya sea en forma de anécdotas, opiniones o, como en ésta, tantas cosas bellas de nuestra música y su gente.
Un beso enorme

miércoles, septiembre 24, 2008 3:53:00 p. m.  
Blogger IMAGINA said...

Caramba Silmariat, me ha dejado muda con tanta sapiencia.

La verdad, no se nada de matemáticas, muy, muy poco, de música académica y poquísimo de música venezolana Sin embargo me gusta la música, y mi vida como la de casi todo el mundo, tiene una banda sonora que le es propia.
Pese a todo me he leído tu post con atención y agradezco enormemente el que me hayas ilustrado un poquito.
Además, como venezolana, me enorgullece que un amigo se exprese con tanto cariño y admiración del gran Aldemaro Romero.
Cariños,

miércoles, septiembre 24, 2008 3:56:00 p. m.  
Blogger Martha Beatriz said...

Aqui me raspó mi hechicero, de verdad muy poco de Aldemaro y de música en general sé (ahora estoy mas instruída, gracias al post). Pero que vuelvas ya es un , un beso grande.

miércoles, septiembre 24, 2008 6:38:00 p. m.  
Blogger Cesar Vo said...

Estimado!

Te imaginarás que no eres el único que recuerda al maestro de esta manera.

Te comento dos cosas. Uno de los mas recientes números de esta revista: http://www.genteenambiente.com/

Está dedicado a Aldemaro, con escritos de Maria Rivas, Grateloracho, una de las hijas de Aldemaro y hasta una de las nietas, no tiene desperdicio. En ese link tienes el detalle de la suscripción quizás pueda haber una forma para que la tengas tan lejos, sino te tocará venir por estos lares.

La otra cosa es que este domingo está en el Aula Magna un homenaje para Aldemaro con tutirimundachi.

Un Abrazo,
Gusto en saber de ti
CV

miércoles, septiembre 24, 2008 11:10:00 p. m.  
Blogger Mauricio Duque Arrubla said...

Me anoto a los interesados de recibir los audios por e mail...

¡Que viva Pitágoras!

miércoles, septiembre 24, 2008 11:24:00 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

A veces el humo se cuelga de un pentagrama y empieza a dibujar elipses para una pieza inaudible. Pentagrama que es celosía, frontera, placebo mundo tantas veces desconcertado de particelas en el suelo al lado de una cerveza caliente... Si, solo escuchemos sin juzgar y dejemos que nos redima. Gracias

jueves, septiembre 25, 2008 12:45:00 a. m.  
Blogger Câline said...

Ufff... se me puso la carne de gallina. Y yo ayer diciéndome a mí misma que todavía no ha llegado la hora de empezar a sentir nostalgia!
Yo quiero recibir el audio por el correo, por favor. ¿Sabes una cosa? En mis 28 años viviendo en Venezuela, nadie nunca me había explicado la música venezolana. Viviendo con mi papá y su música brasileña, y con mi mamá y su Simon & Garfunkle... Gracias a la vida que nos hizo encontrarnos!

jueves, septiembre 25, 2008 3:15:00 a. m.  
Blogger Armida Leticia said...

Me gustan las matemáticas, siempre tuve buenas notas en la escuela, el álgebra la trigonometría, el cálculo diferencial e integral, la gemometría y por supuesto la música, tan perfecta gracias a las matemáticas. El joropo, ¡vaya coincidencia! yo se tocar un poco el cuatro venezolano, estuve en un grupo musical dónde interprétabamos folclor latinoamericano.

Saludos desde México.

jueves, septiembre 25, 2008 4:35:00 a. m.  
Blogger Oscar said...

Amigo Silmariat,un saludo cordial ante todo,y gran satisfacción por el tema escogido en esta oportunidad,,,por supuesto que el gran dilema para ti ha debido ser "hasta donde puedo profundizar sin entrar en cientifismos que para muchos no tienen mayor importancia y que sin embargo obtengan una interesante información sobre un tema tan interesante""" Pues lo has hecho muy bien,,,porque el asunto es inagotable,,,Me atrevo a completar pues creo que sería útil en aras de hacerlo mas claro que siendo la musica un lenguaje,son las escalas (sucesión de notas sin repetición de forma ascendente o descendente) las equivalentes al alfabeto en la gramática y la que les dan la característica a la obra que se ejecuta,,,,por supuesto la que mas nos es familiar es la diatónica sobre la que se establece la música occidental,,,Las escalas Pentatónicas(cinco sonidos)nos transportan inmediatamente a la musica China pues ese es el el alfabeto musical sobre el que ellos construyen su música,,,Por supuesto que la integración musical ha enriquecido el Universo de los sonidos,,,el ejemplo mas dramático es la "Escala de Blues" de procedencia Africana(seis sonidos donde tres no son comunes a la escala diátónica) que logra el milagro de oponer o sustituir su 3ªmenor a la 3ªmayor en las frases construidas sobre nuestra escala occidental facilmente reconocida por los oyentes al darle nacimiento al Blues y al Jazz,,,,Por supuesto que instantaneamente fué adoptada universalmente con contundente éxito,,,En la turbulencia del mundo de la música,es el Jazz el que mas experimenta con el uso de escalas:Diatónicas,Menores Pentatónicas,Cromáticas,Modales,de Tonos enteros,Blues,etc.que son las mas comunes en ese Genero y aunque la mayoría de instrumentos occidentales no tienen en sus registros cuartos de tonos propios de la música Arabe si pueden la familia de Cuerdas(violines,violas,chelos,contrabajos)usarlos en determinadas oportunidades,,,,El purismo prístino de Mozart del que disfrutamos con tanta elevación no es impedimento para que disfrutemos a innovadores como Debussy o Duke Ellington,,en esto estaba claro Aldemaro Romero quien al igual que Leonard Bernstein no establecia límites en cuanto a géneros solo existia para Aldemaro: "MUSICA" "Se daba un banquete" escuchando a Fulgencio Aquino (arpa tuyera) y luego a Schoenberg de ahi su grandeza para interpretar,orquestar,arreglar,dirigir y componer siempre en niveles de excelencia,,,,Es imperativo destacar una inagotable capacidad de trabajo y un vivir de hombre universal que sumado a sus dones de Genio(con lo que si se nace)nos da una resultante muy superior a su orgullosa auto definición de:"Autodidacta con solo sexto grado de educación primaria"
Aldemaro cuya imagen crecerá con el tiempo fue la resultante de un genio muy exigido por su responsabilidad.!!!SALUD MAESTRO!!

jueves, septiembre 25, 2008 6:39:00 p. m.  
Anonymous lully desnuda said...

Hola apreciado Silmariat!

Inmersa en esas letras y en tu buen toque para mencionar a Pitágoras, vuelvo a deleitarme con tu pluma. Eres exquisito de leer.

Te abrazo con los afectos de siempre!

sábado, septiembre 27, 2008 6:16:00 a. m.  
Blogger Rita ♫ said...

Hola Silmariat:
¡Ahora la desaparecida soy yo!

Reaparezco por breves instantes para darte las gracias por tan hermoso post. A mi no termina de asombrarme nunca lo poco que nuestra gente conoce nuestra música, nuestros artistas, reduciendo nuestro folklore a un Reinaldo Armas o Reina Lucero (sin desmerecerlos).
Maestros como Aldemaro no mueren, mi Hechicero. Cambian de forma, se fusionan con su música y viven en cada uno de nuestros corazones.
La Toccata Bachiana y Pajarillo Aldemaroso es simplemente SUBLIME.
G R A C I A S nuevamente.
Y por cierto has dicho una verdad del tamaño del universo.
La música ES lo MÁXIMO.
Besos!!!

lunes, septiembre 29, 2008 11:14:00 p. m.  
Blogger Oswaldo Aiffil said...

Konnichiwa Silma san! París bien vale un Orly decían por aquellos lares y bien ha valido la pena su perdida de las teclas porque ha venido con furia y maestría a regalarnos estas letras musicales...un gustazo me he dado leyendo, instruyéndome y escuchando...wow! Un abrazo!

lunes, septiembre 29, 2008 11:58:00 p. m.  
Blogger Gavidia said...

Agradecido por la clase magistral, tanto de matematica como de música. Muy facil de entender, y es por el cariño con que expresas tus conocimientos del tema. Aldemaro es tema inagotable de aprendizaje de la buena música. Aunque no esté con nosotros ha dejado muy buena cosecha de triunfos y podemos seguir acompañados de su grande obra.

martes, septiembre 30, 2008 2:14:00 a. m.  
Blogger JOSHUA said...

Aquí ando Diego, enterándome de cómo se bate el cobre en nuestra nueva Venezuela... he pensado en ti... te he recordado... Un abrazo.

martes, septiembre 30, 2008 5:46:00 p. m.  
Blogger Catalina Zentner said...

Hechicero, música y poesía son el sustento de mi vida.

Abrazos,

martes, septiembre 30, 2008 7:18:00 p. m.  
Blogger JENNY said...

Gracias por tu preocupación y por tus palabras!!
Mucho aprecio el gesto!!
Un abrazo!!

jueves, octubre 02, 2008 3:54:00 p. m.  
Blogger Saldivia said...

Don Silma, yo no te conocia esas virtudes de erudito melomano! En mi casa paterno-materna estaba, como en casi todas las casa de la epoca, el inefable "Diner in Caracas" con su mujer fumona y con cara de mala conducta en la portada, long play que solia colocarse cuando se recibia visita para ambientar las conversaciones, alternandolo con "A Swinging Safari" de Bert Kaempfert. Ese fue mi primer acercamiento a Aldemaro Romero. Despues, he podido degustar algunas de sus obras, poco a poco como corresponde a quien, como yo, aun no sabe descifrar el Jazz ni las fusiones complejas. Ojala en la musica hubiese mas espiritus con la capacidad y el deseo de ilustrar (como es tu caso) y menos con la urgencia de afocar (como conozco much@s). Excelente reseña!

sábado, octubre 11, 2008 3:53:00 a. m.  
Blogger Câline said...

Ay... lo volví a leer con la música esta vez! Qué belleza!!
Me dio una nostalgia!

domingo, octubre 12, 2008 12:28:00 a. m.  
Blogger Troka said...

No hay nada que me guste más que oir a mi papá lanzarse un gabán o un san rafael con su bandola llanera.
Gracias por este post!

Abrazos!

domingo, octubre 12, 2008 5:23:00 a. m.  
Blogger rafico said...

Un clasico es aquello que anda sobre el tiempo...

Lejos del esteriotipo "chabacano" del Latinoamericano. legados como el de Aldemaro Romero, recuerda los matices de esta bella tierra.

Por lo que leo y veo usted, recordó con su post muchos recuerdos...

Un abrazo Señor Silmariat.

martes, octubre 14, 2008 2:03:00 a. m.  
Blogger Catalina Zentner said...

Paso a dejarle un saludo, señor Hechicero, me gustaría seguir accediendo a sus conocimientos musicales.

Saludos amables,

sábado, octubre 18, 2008 8:05:00 p. m.  
Anonymous lully, Reflexiones al desnudo said...

Una sabia denominación sobre el origen del Joropo: de los llanos colombo- venezolanos.

Hola Silmariat!!


El pajarillo en todas sus versiones suena hermoso, ha sido un regalo no sólo para tu amada Emperatriz ni los venezolanos extranjeros, ni tus cuatro gatos... a mí me ha dejado sensaciones armónicas a mi espíritu. Gracias por estar y por ese buen gusto musical y literario.

Te abrazo desde mi alma!

domingo, octubre 19, 2008 6:43:00 p. m.  
Blogger JENNY said...

Post Nº 1!! Finalmente ha llegado... cómo estás? Ya veo que debes estra full porque no has posteado nada más!

Espero que todo esté bien, recibe un abrazo!!

martes, octubre 21, 2008 12:37:00 a. m.  
Blogger Euchy said...

Hola...
Decirte que "traspapelé" el mail donde decías que venías, y supongo que viniste, viviste y te fuiste y no me enteré :(

un abrazo

viernes, octubre 24, 2008 6:07:00 p. m.  
Blogger ÓNIX said...

No hay nada más significativo para mi que la cultura de mi país y que se exhiban sus dotes y la de los que han dejado muy en alto su nombre como el gran Aldemaro, no tiene comparación.

Gracias por escoger tan perfectamente el tema para tu post y por dar a conocer un poco sobre nuestra música tradicional.

lunes, noviembre 03, 2008 6:49:00 p. m.  
Blogger Alicia María Abatilli said...

Aldemaro, un músico que no olvida sus raíces, es más las embellece.
Un abrazo, se te extraña.
Alicia

miércoles, noviembre 05, 2008 11:56:00 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home