martes, abril 01, 2008

El primer trimestre.

Templo de Debod

Comenzando el año comenté que éste iba a ser un año estupendo y lo ha sido, lo es y será. Lo he decretado así y así debe ser.

Una vez leí una novela de Isabel Allende -confieso que la he leído-, una frase. Siempre he comentado que ella es una autora de frases. Frases demoledoras, frases que sólo encontrarlas merece la pena leerse los ladrillos que ella escribe. “Deséame una vida interesante, rica…, no me desees que sea feliz. Ser feliz debe ser tedioso, fastidiosísimo, nada agradable para ser vivido”. Y la Doña Chilena, amigos míos, tiene toda la razón.

Este año va por ese camino, estos últimos meses han sido una verdadera montaña rusa, a veces agobiante, a veces con sus momentos insólitos, descubrir, por ejemplo, que lo que era no era y que las mascaras caen mostrando sus maravillosas realidades -por horribles que puedan ser-. Descubrir secretos, conocer verdades, entender, caerse, levantarse, comprender, escuchar, oír, sonreír en definitiva vivir en mayúsculas.

Qué ha sido o ha pasado en este trimestre que termina. A vuelo de pájaro ha sido lo siguiente:

Sufrir, por segunda vez, un robo en casa.

A raíz de la muerte de mi suegro, el año pasado, yo decidí -en mala hora- traerme todas las joyas de la familia. Me traje, completito, “El loro de Moscú” a casa, joyas con algunos años -siglos algunas- y algunos secretos. Piedras preciosas con sus preciosos trabajos en platino y oro, leontinas, anillos de película, pesadas gargantillas, increíbles zarcillos, relojes espectaculares de reinos perdidos. Me las traje, quién iba a pensar que un par de pendejos tuvieran en su casa un tesoro. Pues, se perdieron. Descubrí su perdida al buscar una chaqueta, tiempo después, y no encontrarla. Me dio por revisar y descubrir que faltaban cosas, entre ellas las joyas. Eso fue el año pasado.

Este año volvieron a entrar. Yo estaba de viaje y Mi Ave Migratoria me llama: “Menos mal que no estás aquí…, volvieron a entrar y todo es un desastre”. Ésta vez se llevaron muchísimo más, mi modesta colección de relojes y algunas cosas completamente insólitas.

No lo siento por las joyas o por su valor, nunca las iba a lucir ni usar, no suelo ser ostentoso, es más, no eran mías y las llevaría falta. Lo siento por lo que representaban, por su historia, el anillo de la bisabuela, el broche de Mariannne…, y, sobretodo, por La Rosa de Jericó, eso sí me dolió. La Rosa de Jericó pertenecía a la familia de mi Ave Migratoria por más de 200 años, mi suegro la guardaba como su verdadero tesoro. Todos los fines de años hacía su rito, era ponerla en agua, verla hidratarse y, cual “Gran Gurú Helvético”, pronosticar, a la familia, el próximo año. El fin de año pasado fue nuestra primera vez, en total intimidad, y última vez, que lo hicimos sin él…, y me pregunto: Qué demonios van a ser unos vulgares rateros con La Rosa de Jericó? Se iban hacer un tesito? Se la iban a fumar? Iban hacerse una sopa? Nos devolverán la ilusión al verla ver la cara de Güsty -mi suegro- y sus ojos de niño ochentoso?

Saber que existe gente pa’tó. Como diría mi Niña de Ojos Profundos.

Constatar, asombrado, que la genética confecciones divinas criaturas mezclando, tomando un poco de aquí, un poco de allá. Un ejemplo, tomado al vuelo y juro que no es metáfora: Crúcese un Anopheles con una Glossina, póngale el toque de los ojos de la novia de Chucky en el cuerpo de Gullum, según Peter Jackson, y saldrá una Alex Forrest cualquiera. Con toda su mala uva y presencia. Ella, que vive en la calle de la amargura y pretende que le acompañemos de por vida. Son esas personas que uno les habla, las cubre de rosas, les desea lo mejor de lo mejor, les regala sonrisas y ellas no los aceptan, amargándose cada vez más.

Es terrible, amigos míos, ver como un ser maravilloso se vuelve garabato, en espejo roto. “Es un caso perdido”, dicen y yo no lo creo. Sencillamente espero que se convierta en la mariposa que sé que son, y vuelen, en divino vuelo, a la armonía, a la paz que necesitan, a la paz que les deseo. Eso espero, eso quiero para ellos.

Cuando me encuentro con ese tipo de persona me felicito. Escuchar una obra musical sin los bemoles, sostenidos y alteraciones es muy fofo. Los bemoles, sostenidos, las alteraciones enriquecen la música. Es más, se imaginan un piano sin teclas negras? A su sonido parecería que le faltara algo. Por eso ellos, al conocerles y compartir un tiempo sus vidas enriquecen la mía, me enseñar otras realidades, otros presentes y eso se agradece. Amigos, en la vida se debe ser agradecido. El que tenga ojos que lea y quizás comprenda.

Mi empleo: Descubrir, día a día, lo interesante que es. Un mundo dentro de un mundo en el mundo. Confieso que a veces me gustaría salir corriendo, buscar otra cosa, confieso que por mi trabajo dejo de ser otras cosas que me gustaría hacer, -entre otras cosas leer y comentar en sus blogs- pero también confieso, sencillamente, que me encanta hacer lo que hago, es un reto diario y la adrenalina me vuelve loco. Será que soy completo masoquista, disfruto con mis horarios de infarto y mis cenas de madrugada, casi desayunos. Quack está entrenado y mantiene la mesa preparada a la hora que lleguemos. Mi Ave Migratoria no se queda atrás compartiendo ese insólito mundo.

“Justifica tus limitaciones, y ciertamente las tendrás” escribió Richard Bach -también lo leí-, allá en su “Ilusiones” en 1979…, Dios qué viejo soy!!!

Ha sido conocer y reconocer, aunque de pasada, ciudades maravillosas -la siempre sorprendente Berlín, la fría lluvia Stuttgart, mi amada Zürich, mi “amor odio eterno” con Madrid, las gentes de Bruselas, la piadosa Sevilla, la sutil Lisboa…-

Reencontrarme con el timón, el mástil, la vela, el viento en popa que es Mi Amada Emperatriz China en mi vida. Saber que está allí y maravillarme con su rapidez mental y su contagiosa risa.

Ha sido reencontrarme con Rossini y perderme entre sus notas, en sus endemoniadas partes para tenor. El redescubrir a Joaquín Rodrigo su obra y saber que los recuerdos están en mí, reírme con Tricicle, en una fría noche ginebrina, que se volvió cálida en aplausos y en risas infantiles, en las caras de aquellos adultos banqueros suizos. Como compañía? La sutil y cálida presencia ginebrina de mis amigos y la mirada, de selva amazónica, de mi hijo putativo.

Es caminar por Aranjuez, compartiendo el camino con unos ojos de película, tarareando –tratando- el “Allegro gentile” de Rodrigo, entre los jardines Del Príncipe, y encontrarme con una guía. Sencillamente “La Guía”. Amigos, yo daría media vida por tomarme un chato con ella y escucharla por horas. Sí…, escucharla por horas, por días para aprender de otras miradas, de otros horizontes, pero con su risa y en su mirada. Amigos, qué señora, qué dama. La vida me debe volverla a ver y tomarme unos cuantos litros de su sabiduría.

Ha sido encontrarme con sorpresas, gratas y otras no tan gratas, como las de mi amiga Martha, Roberto, Antonio, María, Catherine, es enviar toda buena mi energía y lo mejor de mí a mis amigos, de algo debe servirme ser Hechicero y, sobre todo, Antiguo.

Día a día, y al pasar del tiempo, veo, entiendo y aprendo a ser lo que soy. No soy ni mejor, ni peor persona…, sencillamente soy distinto y eso, ser distinto, es sencillamente divino.

Escribo amigos, como lo hizo en su día Neruda, un “Confieso que he vivido” -también lo leí-, espero seguir haciéndolo y tener, sobretodo, a mi lado a Mi Ave Migratoria…, para aprender a volar juntos y compartir el descubrimiento con Ustedes, qué más puedo agregar o/y pedir?


Todo lo mejor para Ustedes.


PS: La foto es el Templo de Debod, la tomé a principio de año, cuando Madrid me regaló un maravilloso día primaveral en pleno invierno. Se la debía a mi Amada Emperatriz China, ella me debe pasearse conmigo y hablar entre sus piedras.

NOTA: Debo 3 post y serán los próximos que escriba. Se los debo a Laura y a otras otras, y a otros otros.

19 Comments:

Blogger Mauricio Duque Arrubla said...

Todo lo mejor para ti también... que todo siga mejorando

martes, abril 01, 2008 4:38:00 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Un beso como el que se dan los escaladores cuando bajan del K2.

martes, abril 01, 2008 5:05:00 p. m.  
Blogger Rita ♫ said...

Lo mejor de lo mejor, Silmariat. Lamento mucho lo de la Rosa de Jericó y los otros tesoros. Llámame cuando vengas a Barcelona. Un beso

miércoles, abril 02, 2008 12:13:00 a. m.  
Blogger IMAGINA said...

Qué chimbo!

Lamento el ordinario criollismo, pero es que o es éso o una grosería de antología.

Las joyas de familia son tesoros que efectivamente tienen un valor sentimental inmenso.
Grrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr. Muero de rabia contigo.
Venía a decirte que te dejé un MEME, pero después de leerte, casi te digo que te libero de hacer el MEME.

miércoles, abril 02, 2008 1:25:00 a. m.  
Blogger Yadi said...

Que meses...QUE MESES!!!!


PD: mi oído exige reconocimiento a tantos meses...sabes que el te recibe siempre con mucho cariño :P

miércoles, abril 02, 2008 11:45:00 a. m.  
Blogger Jogreg said...

¿Cómo te digo que no, si sí? Yo quizás no debo decir que han sido los meses, pero en particular los últimos 15 días... pero he aprendido mucho. Sobre todo a pensar que en la vida no se puede dar nada por sentado. Nada es seguro. Pero sobrevivir, hay que sobrevivir. Y tengo las herramientas para hacerlo, así como tú tienes las tuyas, y bien puestas.
Un abrazo grande

miércoles, abril 02, 2008 1:14:00 p. m.  
Blogger Saldivia said...

Don Silma! vere si este comentario si supera los caprichos de una conexion femeninamente caporichosa y se inserta en la lista de quienes te comentan. Yo también he vivido momentos de altibajos, con mucha mayor frecuencia de lo que hubiera querido este amante de las rutinas. Me decía a mi mismo: "Cuando por fin tuve todas las cartas en la mano... descubrí que estábamos jugando ajederez". Y entonces me refugiaba en ese útero de seguridades de siempre: Mis lecturas favoritas, el chocolate, los amigos de la escuela, el ejercicio físico vigoroso, las tardes en las montañas mirando los abismos... ¿Te serviría a ti lo mismo? Te debo muchas elcturas. Me ha dejado muy impresionado el tema de los robos en una tierra donde eso parace formar parte de un libro de viajes por la zona tórrida, desde donde me suscribo SSYMAS.

miércoles, abril 02, 2008 8:43:00 p. m.  
Blogger Nostalgia said...

me dió rabia otra vez.
por la Rosa de jericó, vale.
qué desgracia.
pero bueh, todo se recupera de alguna otra forma.
un besote ♥

jueves, abril 03, 2008 11:47:00 p. m.  
Blogger Haller said...

Mis sentimientos por sus pérdidas inmateriales y no, muerte y condenación para los "amigos de lo ajeno". Salud por su satisfactoria no "felicidad" (no en el sentido clásico al menos).

Saludos desde "donde termina la tierra".

viernes, abril 04, 2008 5:06:00 p. m.  
Blogger Jacqueline said...

Con sólo leer que no te gusta Isabel Allende me he enamorado locamente de ti ♥


Cada vez que yo lo digo me tiran piedras las masas enardecidas.

lunes, abril 07, 2008 4:04:00 a. m.  
Blogger Alleta said...

Uff que rabia lo del robo, esas cosas duelen mucho, mas por el valor sentimental que el monetario. Pero fijate, quien iba a pensar que esas cosas pasan en Suiza!!!!

lunes, abril 07, 2008 3:36:00 p. m.  
Blogger Euchy said...

Me asustan las máscaras. Espero que vivas en mayúscula con sabiduría esos momentos.
Lo del robo me dejó loca, jamás me lo hubiera imaginado, tal parece que toca poner sistemas criollos de seguridad en casa :S Qué lástima, como dices, por el valor sentimental de esas cosas... si los rateros supieran eso quizá no lo roban, ¿por qué no preguntan antes? me pregunté yo chiquita cuando se robaron toda mi colección de fotos. Así es la vida, en minúsculas.
Paciencia con la mariposa... poco a poco.
Definitivamente un piano sin teclas negras no sería un piano. Que lo disfrutes mientras suena como debe sonar.
Sea como sea tu trabajo si lo disfrutas de esa manera, que siga y mucho éxito.
Me encanta la frase de Bach. Me la voy a pegar en el espejo.
Te felicito en tu evolución.
Besos y feliz semana.

lunes, abril 07, 2008 5:29:00 p. m.  
Blogger Azul... said...

Hechicerísimo, juro que había comentado aquí antes y sepan los dioses a dónde fueron a para mis letras :(
Te decía que lamentaba mucho la pérdida de cosas que, más que el valor monetario, tienen el precio del cariño y la tradición.
te contaba también que ese libro de Bach lo he leído muchísimas veces y que, si entras en mis fotos del Facebook, verás una foto mía con mis enanas, en el templo de Debod :)

Te mando un besote

jueves, abril 10, 2008 8:30:00 p. m.  
Blogger IMAGINA said...

Un mousse de chocolate negro acompañando a un helado de te verde sobre grosellas, fresas y frambuesas.....
Te voy a matar!!!
Eso es un postre impensable para mí en este momento.
O no.
Pensándolo bien, sería una razón seria para abandonar la dieta.
:)

viernes, abril 11, 2008 1:18:00 a. m.  
Blogger MentesSueltas said...

Mi apoyo, mis palabras de aliento... pero sigue con los pensamientos positivos. Ya soplaran vientos mejores y si no es así, pues cambia de montaña y recibiras el aire frío en la cara.
Te abrazo con afecto.

MentesSueltas

viernes, abril 11, 2008 1:17:00 p. m.  
Blogger Nelson said...

La felicidad es todo un tobogan de subida y bajada donde se conjugan los variantes del dia a día, si se fuese feliz todo el tiempo la cosa sería muy aburrida, te lo confieso.

Me es grato visitarte, sentirte feliz, contento y lleno de mucha vida

Nelson

domingo, abril 13, 2008 3:29:00 p. m.  
Blogger Oswaldo Aiffil said...

Konnichiwa! So sorry Silma san! Shit happens! So sorry!

lunes, abril 14, 2008 3:54:00 a. m.  
Blogger Câline said...

Un humilde "hola" desde aquí... ya sé que es una vergüenza que no me he pasado por aquí, como se debe. Pero lo bueno es que siempre regreso (es bueno, no?)
Un abrazo y de verdad que lamento mucho lo del robo... qué terrible!

sábado, abril 19, 2008 3:41:00 p. m.  
Blogger Goathemala said...

Lo de la Allende es completamente cierto. A mi me gusta, se me hace un poco plomo a veces pero me gusta. Hay muy poca literatura latinoamericana que no me guste.

Templo de Debot, cierto. Están haciendo una exposición cerca de Legazpi con los tesoros sumergidos del Antiguo Egipto. Muy bella.

Saludos.

miércoles, mayo 28, 2008 8:04:00 a. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home