lunes, febrero 20, 2006

BROKEBACK MOUNTAIN O TODOS LOS RECUERDOS AL VOLVER A TOCAR AQUELLA CAMISA AZUL

A Photheus, te lo debía.

Una mujer llamada Annie Proulx, que vive en Wyoming, publicó en The New Yorker, el 13 de octubre de 1997, la historia de un tal Jack Twist y un tal Ennis del Mar; construyó el cuento gracias a su enorme talento literario y a las historias que la gente del campo le contaba. Jack y Ennis, dos vaqueros de infancia desgraciada y pobre, viven la más arrebatadora historia de amor posible mientras pastorean ganado, a los 20 años, en el verano de 1963. Una historia de amor inesperada para los dos, que hará que sus respectivos mundos converjan y se tambalee en cuanto bajen de la montaña y se separen, cada uno en pos de su curso vital preestablecido. Una relación marcada por el amor, pero también por el miedo, en un entorno donde ser diferente se paga a un precio muy alto. Es Brokeback Mountain en pocas y escuetas palabras.

La historia no responde a ninguno de los tópicos gays de los que adolecen a veces las historias escritas por los propios gay, más preocupados en que el mensaje cuadre entre su público potencial que en la emoción del argumento. La vida de Jack y Ennis, contada por la escritora, es seca, muy seca, dura, muy dura y sobrecogedora. Lo es también la película de Ang Lee, y lo es en los ojos dos actores, que saben actuar para que el público vea por encima de todo a dos hombres enamorados.


La historia salta los mil tópicos sobre el asunto: Escrita por una mujer, de ambiente rural, de seres sin glamour y sin educación, de amor hasta la muerte entre dos hombres. Eso sí, en el cine son fundamentales esas pequeñas y deliciosas externas, Ang Lee optó por dos actores Heath Ledger y Jake Gyllenhaal. El rubio Heath Ledger no se acerca siquiera al Ennis Del Mar al “desgarbado y de pecho hundido” descrito en el cuento y Jake Gyllenhaal, y sus ojos enormes, están muy lejos del pequeño y desdentado Jack Twist de Proulx, pero recuerden en Hollywood todo es posible.

Pasemos a la película: La deslumbrante actuación de Ledger revela una inesperada ternura en un personaje más proclive a expresar sus emociones a través de la violencia que de las palabras. Su Ennis Del Mar es tan monolítico como el paisaje montañoso en el que –con la misma rapidez, brutalidad y precisión que exhibe al dispararle a un alce- penetra a Jack Twist por primera vez -“El arma dispara” gruñe Jack como respuesta, en el libro, no en la película-. La sorpresa que el affaire despierta en Ennis -por sus inconvenientes tanto como su intensidad- refleja una humildad fundamental que choca con los deseos de Jack quien propone una y otra vez la convivencia, un plan que naufraga ante el pragmatismo de Ennis –por no hablar de su miedo-. Personalmente prefiero destacar la labor de Jake Gyllenhaal, con una interpretación del personaje más brillante y también difícil, sabiendo reflejar su carácter alegre y despreocupado y los cambios que se suceden con el tiempo. Sólo hace falta mirar a los ojos de su personaje, Jack Twist, para saber que lo que es el verdadero amor.

Brokeback Mountain es una historia de un amor que no se atreve a decir su nombre, Ennis y Jack se convierten en los héroes ingenuos de una historia que no tienen idea de cómo contar. El mundo les rompe las espaldas, pero en esta valiente película son tan icónicos como la montaña. Los dos vaqueros representan las dos caras de una misma moneda: Una que teme aceptarse y otra que se acepta, pero que no puede hacerlo. Uno esclavo de sus pasiones, el otro esclavo de sus miedos.

Pero es que no es una historia de vaqueros gays, o no es sólo eso, cualquier persona un poco más evolucionada que… (Ya saben a quién me refiero) pude haber sentido la soledad de esos dos personajes, pues lo que muestra es el odio de los bienpensadores a la diferencia. Narra una historia frente al poder establecido, a la costumbre, a las normas sociales. Curiosamente, en la película, las escenas más desgarradoras de esos dos hombres condenados a ocultar su amor, son aquellas con las que más fácilmente se pueden identificar –y se identifica sin duda- el espectador heterosexual. Esa es la virtud, ese es su secreto: Su capacidad de representación. Venderla o hablar de ella como una historia de homosexuales es –aunque también lo sea- reducirla, hacerla pequeña, condenarla a ser una mera historia de costumbres. Quizás sea cierto que algo de universal hay en ésta historia, pero no más que de gay a lo que pueda haber en “The Bridges of Madison County” pues, ambas películas tienen mucho en común. En efecto, resulta imposible salir indiferente de este autentico viaje al fondo de la soledad compartida. Doloroso y terapéutico por partes desiguales

No sé si Brokeback Mountain es una película perfecta, posiblemente no sea así pero para aquel que quiera saber la verdad sólo le queda rendirse ante una de las bellas historias de amor que las pantallas han visto en mucho tiempo. No hay grandes pasiones desbocadas, ni melodramas inacabables, no hay héroes, ni personajes que se rebelen contra la moral dominante, no, lo único que hay es la vida misma: El estremecedor y sincero romance de dos personas que se aman de la única forma que saben, porque no les enseñaron otra, porque no les queda otra. Su historia se mueve en el terreno de la dignidad humana, y en el de una realidad en la que los sueños han sido proscritos a un lugar con forma de montaña porque no hay espacio para ellos en nuestra vida. Es en ese espacio majestuoso, robado de nuestra imaginación y reubicado en un lugar perdido de las montañas rocosas donde la historia de Annie Proulx y Ang Lee crece hasta convertirse, sin decir una sola vez te amo, en uno de los más grandes relatos de amor que aquí, el que firma, ha visto o leído nunca.

Y dándole otro tipo de lectura…, dejemos lo anecdótico del cuento y la película. Seamos más pedestres, básicos y hasta cursis. Ahora les pregunto y respóndase íntimamente mirándose frente a un espejo. Alguno de ustedes, en algún momento de sus vidas, no han dejado, han renunciado a algo y/o a alguien por la presión de terceros. Por eso lloré, por eso lloro al recordar la historia de Jack y Ennis, recordando en aquellos posibles que nunca fueron. Allí, para mí, radica lo maravilloso de la película. Esos miedos que no nos dejaron decidir y ser nosotros mismos.


Ya para terminar, y volviendo a la película, hay una escena que no puedo olvidar. Es la imagen de Ennis abrazando a Jack por la espalda mientras le canta una canción de cuna. Ennis se mece con Jack, se mezcla la pérdida de la infancia y su negativa a reconocer que abraza a un hombre. No encuentro palabras para describirla.


Powered by Castpost

¿Buscas trabajo? Este verano cuidaremos ovejas en la montaña.
Yo dormiré en la caseta y tú te quedarás abajo en la tienda. Tenemos whisky, y yo puedo cocinar y preparar el café.
Déjame curarte las heridas que te hiciste al caerte del caballo.
Estoy harto de las judías enlatadas. Voy a encargar sopa.
Puedes dormir dentro si quieres.
Las ovejas se mezclaron, y ahora tendremos que separarlas.

Ha terminado el verano. Volverás el año que viene?

El mundo de los rodeos es jodido. Yo me casaré con mi novia.
En este trabajo no queremos tipos de vuestra clase.

Conoces a un tal Jack Twist?

Me voy unos días a pescar a la montaña. Cuídate.
Me casé con la chica más guapa de la ciudad y su padre está forrado.
No he podido olvidar aquel verano.
Los descubrí por casualidad. Y la caña todavía conservaba la etiqueta.
Ella es la mejor vendiendo cosechadoras.

No vuelvas a hablar de eso en toda tu vida.

Ya estoy harto de usted, ésta es mi casa, y ésta es mi familia.
Hasta noviembre no podré volver a pescar, tengo que cuidar varios rebaños.

No he podido olvidar aquel verano.

Mi padre me enseñó lo que le hicieron a aquel tipo cuando yo era muy pequeño.
Si quieres compramos un rancho.
Por qué no me dejas en paz de una vez por todas?
Puede usted subir a su habitación.

Jack, te juro…




52 Comments:

Blogger Luunna said...

Silmariat no he visto la pelicula, la vere, pero indudablemente el tema da para mucho,hay mucha gente que no sale del closet por temor al que diran, porque no es facil, ser distinto en esta sociedad, elegir una opcion que no sea la hetorosexual, pero hay mucha gente que con discrecion lo vive y al final el medio tu familia termina aceptandote, que le vas a hacer es lo que la persona siente, su opcion de como vivir su sexualidad ,quienes somos los demas para juzgarla, quien tira la primera piedra, nadie puede.
Un abrazo grande de osa para vos
Luunna

lunes, febrero 20, 2006 4:05:00 p. m.  
Anonymous niña pétalo de rosa -desde el limbo- said...

Relato Intenso, tratado con maestría,salpicado de ternura.
TQM

lunes, febrero 20, 2006 6:42:00 p. m.  
Blogger Miss X said...

Hermoso tema y hermoso texto Silmariat.
No puedo decir más...

lunes, febrero 20, 2006 8:14:00 p. m.  
Blogger Martha Beatriz said...

Que maestría para describir la película sin revelar en exceso y generando en la lectura ganas de verla: tendré paciencia, como siempre hago, porque desde que soy madre no voy al cine, lo último que ví en una sala oscura, de mi gusto fué "Lo que el viento se llevó ":-)

lunes, febrero 20, 2006 9:23:00 p. m.  
Blogger Mornatur Ormacil said...

No me tildo de homofóbico, ni mucho menos. He mantenido relaciones amistosas con gays de ambos sexos y hace mucho tiempo que conocer las preferencias sexuales de cualquier persona no me impresiona en lo más mínimo. Supongo que, en parte, se debe a la propia aceptación que nace del autoconocimiento... pero eso corresponde a otra discusión.

Lo que en realidad me molesta de Brokeback Mountain - la razón por la que no tengo la más mínima intención de ir a verla - es porque, en manos de Hollywood, esa maravillosa historia de amor descrita por Silmariat no pasa de ser, simplemente, otra herramienta del mercadeo. El mismo mercadeo que nos ha vendido la idea - que no comparto - de que la homosexualidad es "normal".

Y es que, no lo es. Los seres humanos hemos evolucionado dentro de un patrón dual, y no se trata de una simple casualidad. Más allá de las discusiones que rayan en lo trivial acerca de la necesidad biológica y social de esa dualidad, la pareja hombre - mujer / masculino - femenino es una relación indisoluble que existe por motivos muy concretos que tienen que ver con la evolución - la interna, la que importa - del ser humano. Pensar que la homosexualidad es "normal" no es más que otro carril a la acelerada autopista hacia la destrucción en la que la raza humana ha decidido viajar.

No debo ser malentendido. Repito: no soy homofóbico. He pasado - con aceptable dignidad - por el trance de saberme el objeto de un amor homosexual, rechazar ese amor pero continuar con una relación de amistad que dura todavía. Pero no puedo aceptar que la homosexualidad sea "normal", como no puedo aceptarlo tampoco sobre el albinismo, o sobre el síndrome de Dawn, o sobre el cáncer.

Tampoco pienso que el homosexual esté enfermo: un albino no está enfermo. Pero sufre - y recalco sufre - de una condición que lo separa de los patrones "normales" de su propia raza. No pienso que un homosexual merezca simple compasión: no se trata de una persona discapacitada. Pero tampoco creo que la homosexualidad deba verse promocionada como si se tratara de una moda... y en eso, precisamente, la están convirtiendo los medios. Una moda acompañada de una serie de estereotipos - la mayoría de los cuales son negativos aún para los homosexuales.

Al vender una condición como la homosexualidad como si fuera algo "normal", lo que se consigue es la creación de una larga lista de problemas de todo tipo; uno de los mayores es la inseguridad de los jóvenes.

Todos pasamos, en algún momento, por esa etapa de vacilación frente a nuestra propia identidad. Todos nos preguntamos alguna vez "qué pasaría si..." no fuéramos chico si no chica o viceversa. Y, amén de las poderosas presiones negativas culturales - por ejemplo la de las religiones cristianas, por poner un ejemplo - tarde o temprano terminamos por vencerla.

Hoy, cuando un chico o una chica siente esa inseguridad, hay un psicólogo o un sexólogo cerca, listo apra decirle que no debe temer a la homosexualidad... y, a veces, terminan por convencer a la víctima de que en realidad es homosexual, con lo que entra en ese mundo de dudas, de lucha por la aceptación, propia y del medio, para convencerse a sí mismo de que es algo que, quizá, no sea. Y la duda quedará. Y algún día "saldrá del closet"... y demasiado tarde se dará cuenta de que no era así, de que está fingiendo para complacer a un entorno ávido y morboso... o, peor aún, tal vez nunca se de cuenta de lo que pasa y no sepa jamás por qué no alcanza la felicidad o incluso la satisfacción.

El libro presenta una situación diferente: los lectores estamos en abrumadora inferioridad frente a la audiencia cinematográfica. Y somos críticos. Y podemos - y nos encanta - analizar lo que leemos desde nuestra propia perspectiva, lo que no permite el cine, en el que la descarga sensorial conduce la apreciación por sendas predeterminadas.

No, no veré Brokeback Mountain. Y no porque dude de la calidad de Ang Lee como cineasta. O de la calidad de la película.

Simplemente porque aún creo en la raza humana.

martes, febrero 21, 2006 2:50:00 a. m.  
Blogger Martha Beatriz said...

Mornatur,
en un libro que se llama "Sexo sentido", Luis Fernandez el autor cita a una psicóloga - no lo recuerdo textualmente - que indica que si el hijo de uno es homosexual y nos damos cuenta, lo aceptemos de una vez y el facilitemos el camino a la felicidad, aceptándolo. Defintivamente cuando pones la homosexualidad al lado del cancer o el síndrome de Dawn lo estás poniendo como de una patología, lo cual es contradictorio con el resto del argumento. Tu sientes que el albinismo, y los niños enfermos no son normales...yo creo que lo anormal es no considerar que de esa diversidad estamos hechos, los albinos, los enfermos, los discapacitados...los homosexuales por supuesto. Tu sugieres que producciones como están le dan permiso a la juventud a tomar un camino, yo más bien me digo que lo que es del cura va para la iglesia, y cuando el gen del gusto por el mismo sexo se manifiesta, no hay "machismo" ni secuencia de películas de Norris y Arnold S. (ese apellido es muy difícil) que reviertan la noción. Finalmente me acuerdas de un capítulo de Seinfeld donde los pesronajes viven repitiendo "no somos homosexuales, no que tenga nada malo", cuando las acciones que desarrollan lo contradicen. Un saludo, interesante discusión.

martes, febrero 21, 2006 4:18:00 a. m.  
Anonymous Yadi said...

No la he visto pero con esa descripción espero verla en el alquiler de video cruzando los dedos que la tengan con subtítulos en español...
Con respecto a la esencia de la película no me parece que se está "promocionando la homosexualidad" simplemente es el tema tabú que nadie quiere ver, y me parece GENIAL que dejemos eso atrás. Me recuerda los años en que un beso en el cine era visto pornográfico...y ahora? Hay películas totalmente xxx muy explícitas y no por eso la humanidad se degenera y deja de serlo!!!
Hay que quitarse ese tabú de la cabeza!!! Tengo amigos homosexuales espectaculares que son MAS y MEJORES amigos que cualquier heterosexual.
Incluso me atrevo a comentar que mis padres tenían un amigo homosexual y una amiga lesbiana, me explicaron el tema de la sexualidad sin ningún miedo, nunca hubo ese tabú en mi familia y no por eso yo dudé de mi sexualidad. Yo creo que de lo único que mi madre temía es que me alejara de mi carrera y mis estudios, toda esa enseñanza me llevó a escoger ser heterosexualidad como decisión propia…sin prejuicios.
Pienso que es como si te diesen una bandeja con opciones, si te muestran una sola pero ves claramente que hay otra muy escondida, la curiosidad te da por ver esa oculta...pero si te muestran claramente de que se trata tu escoges por lo que de verdad sientes.
En mi carrera de Diseño Gráfico como en la de mi esposo, se convive con muchísima gente homosexual y los queremos como cualquier ser humano, por eso que tienen en el pecho y les late como a ti...como a mi...como cualquiera...el corazón!!!
Mis futuros hijos no vivirán en un hogar con temas ocultos ni tabú...acuérdense muy bien que lo oculto y prohibido es lo que llama la atención!!!
Hay que aceptarse y respetarse señores…todos somos humanos…
Si el nivel de aceptación y respeto fuese ALTO desde el punto de vista H-U-M-A-N-O en cualquier aspecto, tanto sexual, político, económico, de salud, racial fuese del 100% les apuesto que este mundo fuese un paraíso terrenal!!!
Comencemos a mejorar nosotros mismos para darle a nuestros hijos un mundo mejor!
Besos Mago...nos debemos un café ahora sí! ;)

martes, febrero 21, 2006 11:19:00 a. m.  
Blogger Silmariat, "El Antiguo Hechicero" said...

Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

martes, febrero 21, 2006 11:48:00 a. m.  
Blogger Silmariat, "El Antiguo Hechicero" said...

Sr: MORNATUR ARQUENÓRO:

No suelo replicar ni opinar en mi propio blog. Al mismo tiempo sé que las reglas están para romperse.
Confieso que este post me fue terriblemente difícil hacerlo y no por el tema a tratar, completamente polémico, si no porque, tanto el cuento como la película, tienen muchas facetas para comentar y, por qué no, por lo rico del mismo.
Tenía muchas opciones, permítame explicarme.
El cuento.
El cuento de Annie Proulx, tiene unas 19 páginas y hay que ver lo que tuvieron que hacer los señores Larry McMurtry y Diana Ossana para construir un guión y llevarlo a 134 minutos, no desvirtuando -pero para nada- la creación de la señora Proulx. Que por cierto, está contentísima, según un artículo -escrito por ella misma- que leí como documentación.
Me gusta sustentar lo que escribo, vicio universitario, además, soy Tauro, terco y terriblemente maniático.
El film.
Pensé irme por el terreno de la creación cinematográfica de Ang Lee y su forma de presentar sus películas y ésta película en particular, pero hubo alguien que se me adelantó, el Señor Mariano Velasco (http://estilografic.blogspot.com/) –y de qué forma- que me quedé maravillado. Conozco algunas de mis limitaciones.

También pensé hablar sobre las actuaciones, la música, la fotografía, la edición, del maquillaje y hasta del final. Me limité a no hacerlo, pues muchos de mis lectores –a los cuales nunca será suficiente mi eterno agradecimiento- no han visto la película y como no hay cosa que más me fastidie que me cuenten una película, suelo ser consecuente con mis necesidades.

También pensé irme por el camino más fácil, el del corte y costura, muy popularizado por estos medios, buscar artículos cortar y pegar escribir cosas como mías y robar cosas como las de estos señores:

"Brokeback Mountain ha sido definida como un 'western gay', lo cual es una cruel simplificación. Es una historia de un tiempo y un lugar donde dos hombres se ven forzados a negar la única gran pasión que ambos sentirán para siempre. Su tragedia es universal…"
Roger Ebert: Chicago Sun-Times

"Imprescindible e inolvidable película que te alcanza como un disparo en el corazón. Es un hito cinematográfico y un triunfo para Heath Ledger y Jake Gyllenhaal…"
Peter Travers: Rolling Stone

"A esta conmovedora, sabia y sutil película -la cual, por cierto, sucede que es la mejor película del año-, debe uno acercarse con humildes expectativas…"
René Rodríguez: Miami Herald

"Austera, conmovedora y excelente película (…) Lleva el sello del gran cine (...) es ésta una narración inteligente, turbadora y sin trampas, resuelta con arte de primera clase…."
Carlos Boyero: Diario El Mundo.

"Narrada con una contención y un extraordinario dominio de las claves de la puesta en escena clásica (....) una hermosa, cálida historia de amor y la denuncia de una moral imperante (...) Y el resultado es, sencillamente, la mejor película americana del año…"
M. Torreiro: Diario El País

"Una de las mejores películas en muchos años. (...) Un trabajo memorable y de tema difícil (...) Ledger, sencillamente colosal…"
Antonio Gasset: Días de Cine

Pero me equivoqué en mi enfoque, me equivoqué pues pretendía dejar como único aporte, hacer ver del cómo nuestros miedos, nuestras inseguridades, nuestra poca valentía nos hacen presos de nosotros mismos al renunciar a todo aquello que alguna vez queríamos para nosotros.
Cuantos familiares, amigos, conocidos tomaron otro camino que no era el que ellos querían, cuantas historias y vidas desgraciadas. Esos caminos que no transitamos, esos besos que nunca dimos, esos amores que nos negamos y lo terrible que es hacerlo influenciados por terceras personas. Ese dejar vivir para no molestar a nuestros padres, amigos, sociedad y ese pesante etcétera que todos alguna vez hemos tenido.

Pero me equivoqué, no soy tan buen escritor como pretendo hacerme creer y debo definitivamente trabajar muchísimo más.

“Y dándole otro tipo de lectura…, dejemos lo anecdótico del cuento y la película. Seamos más pedestres, básicos y hasta cursis. Ahora les pregunto y respóndase íntimamente mirándose frente a un espejo. Alguno de ustedes, en algún momento de sus vidas, no han dejado, han renunciado a algo y/o a alguien por la presión de terceros. Por eso lloré, por eso lloro al recordar la historia de Jack y Ennis, recordando en aquellos posibles que nunca fueron. Allí, para mí, radica lo maravilloso de la película. Esos miedos que no nos dejaron decidir y ser nosotros mismos.”

Y ya para terminar, y ya que usted lo toca. La homosexualidad algo normal o no.
Respeto su opinión mas no la comparto. No la comparto pues al hacerlo sería darle la espalda a mucha gente que cuenta conmigo y yo con ellos. Si la homosexualidad es o no normal, no soy nadie para afirmarlo, tan sólo es y lo demás no me importa. Sólo respeto la decisión, nada fácil por cierto, de ESA gente. Gente entre las cuales tengo maravillosos amigos que, para mí, son normales, más que normales, normalísimos y maravillosisimos. Y tampoco es que sea tolerante. Últimamente esa palabrita trato de sacarla de mi vocabulario, por rota y sin sentido en este mundo roto y sin sentido.

Todo lo mejor para Usted.

PS: Además, este post se lo debía a un amigo y eso ya es motivo suficiente para hacerlo.

martes, febrero 21, 2006 11:57:00 a. m.  
Blogger Mornatur Ormacil said...

Apreciado Hechicero, debo aclarar que en ningún momento, al afirmar que no considero "normal" la homosexualidad, he pretendido discriminar a quienes han seguido ese camino - tortuoso, difícil, polémico... que no ´hace más fácil la posición tradicionalista como tampoco facilita la posición "comercial".

Reitero: tengo al menos un amigo - gran amigo - con el que la relación de amistad ha superado la barrera sexual después de un malentendido que ni siquiera califico como lamentable, pues fue un malentendido que me enseñó mucho sobre una persona valiosísima, sobre la vida... y sobre mí mismo.

Me limito a afirmar la no-normalidad de la homosexualidad como fenómeno, sin discriminar a quienes - ateniéndome a mis propias palabras - la sufren, como tampoco discriminaría jamás a una persona por ser albina, o miope, o por tener una malformación congénita.

Muchas gracias por su visita a la Guarida: espero que las palabras se sigan cruzando.

martes, febrero 21, 2006 3:40:00 p. m.  
Blogger Francisco Peñarroya said...

¿Es de verdad una historia de amor entre dos vaqueros?
Si seguimos cronológicamente la historia de amistad de los dos vaqueros, nos encontramos en primer lugar, con que se pasa de una normal convivencia entre compañeros de trabajo a un asalto sexual completo sin que medie un proceso de conversaciones o aproximaciones afectivas que preparen lo que se supone que va a ser una relación amorosa.
Casados y con familia, y manteniendo relaciones sexuales con sus esposas, siguen viéndose cada x meses con la excusa familiar de que van a cazar. Lo más llamativo es que en esa dinámica que dura años ninguno de los vaqueros muestra jamás el más mínimo interés en la vida del otro, en su mujer, hijos… toda la existencia del "amado" es como un paréntesis insignificante entre cada encuentro sexual. Quieren estar solos, sin que ninguna de las circunstancias reales de cada uno pueda afectar esos encuentros tan idílicos como escapistas. De hecho, la cosa se tuerce cuando Ennis tiene que ocuparse de su hija una vez que su mujer le ha abandonado. Jack se niega a que su amigo cumpla sus obligaciones de padre y "rompen". Además, cuando Jack pasa tiempo sin ver a Ennis, hace sus escapadas con un chapero de pago, justificándose en sus necesidades sexuales. En definitiva, tienen una adicción sexual mutua, pero de amor, lo que se dice amor, no hay ni vestigio.

martes, febrero 21, 2006 5:43:00 p. m.  
Blogger Nostalgia said...

Yo tambien lloré por los desdichados que no se atrevieron....y aún lo lamentan.
Bello post. Como todos los tuyos.
♥♥

martes, febrero 21, 2006 7:15:00 p. m.  
Blogger sulaco said...

La vi ayer y aún estoy digiriendo la historia. Al principio pensé en lo más fácil, en la historia gay, pero después de pensarlo durante un día, me quedo con una historia de amor imposible que de tan fuerte que es destroza todo lo que pilla a su alrededor.

martes, febrero 21, 2006 7:41:00 p. m.  
Anonymous rafico said...

Cordial saludo

Igual que a usted, Brokeback Mountain me agrado. En mi tímido y tibio blog (http://paradigmasactules.blogspot.com/) reflexiono sobre esta historia.

Durante la película mis lágrimas no fluyeron y como nudo se estancaron en mi garganta, la melancolía me ha acompañado y aún más cuando desprevenidamente leí su articulo. Usted muy bien lo plantea, los imposibles que nunca fueron y los temores nos pesan cruelmente.

La historia de Jack y Ennis, han calado en el imaginario de nuestros filtros (o por lo menos en el mío), sus divergentes personalidades unidas por una condición y un secreto, involucra de manera cómplice al espectador, retándolo a identificar en que matiz uno actúa.

martes, febrero 21, 2006 8:00:00 p. m.  
Blogger Pagana said...

Creo que he leído suficiente...
Silmariat estimado, un post brillante, digno de usted.
Hay muchas piedras que nosotros mismos nos ponemos en el camino y eso NO tiene que ver con nuestra opción sexual, simplemente, el ser humano es un bicho en conflicto permanente. A veces se pueden superar, a veces no. Pero la idea(en modesta forma de pensar) es ser feliz y eso NO tiene que ver con "ser normal" (?) eso tiene más que ver con ser autentico.

Un saludo grande desde la tierra del candombe y la uvita.

miércoles, febrero 22, 2006 12:47:00 a. m.  
Blogger Mauricio Duque Arrubla said...

Pero todavía hay gente que deja el lastre para volar por sus sueños. No se si más o menos que antes. Pero ellos son los que hacen girar este planeta y los demás los miramos mientras viven de verdad.

¡Cómo es de fácil escurrirse y volver de nuevo a lo que nos da seguridad!. Defraudamos nuestros sueños quienes han vivido poco y sólo porque nosotros quisimos. Esos niños no pueden andar solos, debemos acompañarlos a pesar que el camino aparentemente sea complicado.

Los sueños son como niños que debemos ir acompañando hasta que nos hagamos viejos y sean ellos, nuestros hijos, los que nos acompañen a nosotros.

Saludos gran hechicero.

miércoles, febrero 22, 2006 1:59:00 a. m.  
Blogger protheus said...

La escogencia sexual de cada quien es SU problema. Lo que pasa es que hay algunos con miedo a ser lo que su mente y su cuerpo le piden a gritos ser, y se rebelan pateando a los demás. Su frustración la intentan deshacer golpeando aquello que no se atreven ser, que es su forma de negarlo.

No ha sido fácil, pero he aprendido a respetar a la homosexualidad y, sobre todo, a esos seres humanos, tan humanos como cualquiera, que han escogido esa opción, difícil aún en nuestros días. La homosexualidad tiene que respetarse como yo exijo que respeten mi heterosexualidad. Pensar de otra forma es discriminatorio. No se disuade a tiros ni discriminando.

Silmariat: tu artículo, magistral, objetivo, con el binocular bien puesto, de lo específico a lo general, y viceversa. Has hecho que vea la película desde un óptica nueva, y el drama ajeno de dos homosexuales que luchan una pelea perdida antes de comenzar se convierte ante mis ojos en la alegoría del fracaso humano, en la búsqueda de algo que está perdido, por miedo, por inalcanzable, por... humanos.

Gracias por el post. Ese eres tú, aquel que ve más allá de lo aparente.

Un abrazo, amigo.

miércoles, febrero 22, 2006 2:29:00 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Hola desde este rincón del mundo, no he dejado de asombrarme lo sabia que es la vida al brindarme felices tropiezos, este es uno de ellos estoy seguro de ello, y todo gracias al sortilegio de "La Emperatriz China".
Me he paseado por su anecdotario disfrutando plenamente de su memoria, de su delicada pluma que busca capturar "ese instante" vital que hace de todos los momentos vividos, únicos en sí mismos e irrepetibles.Ese sabor a vida, a vino servido en una noche de cortejo, a travesura infantil, a sonidos diversos:como el tropel desencadenado en la obertura a la Forza del Destino de Verdi, marasmo de sensaciones, necesidad incontenible, en fin presencia, si lugar común, ese estar presente, ese narrador, ese que da cuenta de lo que sucedió y sucede.También su lectura me ha sugerido la diligencia y prontitud del escriba, del copista que se apresura a poner orden y dar color a la miniatura gigantesca: Su Vida.Hace unos días al conversar con un viejo amigo volví a concluir algo:de algún modo muchas veces en la vida nos rozamos con seres maravillosos, pero no es ese instante sino el instante adecuado el que nos permitirá estar con ellos, en el amor me ha pasado, pero sólo en el momento justo sucede el encuentro, para luego reír y decir, Yo estaba ahí en aquel tiempo, pero no nos conocimos allí, no era el tiempo, ahora si.
Bien ahora si, cómo situarme y saber que es así, me pierdo en los umbrales y vuelo a el día de las madres de 1979, mi madre nos aligero para que saliéramos rápido pues ya estábamos como siempre encima de la hora-aprendes como por ejemplo a ser puntual cuando no has tenido esa enseñanza, jaja-. El patio oscuro y en aquél ángulo iluminado, entre la puerta de la dirección y las escaleras estaba improvisado el escenario, cuatro peldaños abajo, sobre ese querido asfalto las sillas del salón turquesa-ignoro sí para ese entonces ya estaba acuñado ese nombre- ya estaban dispuestas en filas para la velada.Trascurrió la noche y nuestro padre nos recogió y llevo a comer en el Torigallo, yo aun tenia al sensación de ver las luces de los reflectores encender y apagar, aun para mi la ciencia ficción era algo tan ajeno, tan fantástico, a los 9 años, mis gustos iban más hacia las fábulas de terror, y mi comprensión de ciertos arquetipos apenas se iba formando.Sin embargo al escuchar a "La Emperatriz China", mi mente voló a un instante iluminado, trajes de plata brillante, Darth Vader, y espadas fluorescentes,¿cuál era el hechicero?Un tropel de recuerdos se desencadeno. Los viejos anuarios de mi hermano, se volvieron a abrir, en 1979, mi hermano apodado para aquellos días con un nombre que no dejo ser causa durante y luego de su estadía en el Colegio, motivo de molestia para él y para mi madre, para mi fue una inevitable referencia y hoy en día la certeza de que esas crueldades encerraban un increíble camino hacia la resistencia de TENER que crecer.Bien el Jabalí, mi hermano estaba cursando el 3er año para Mayo de 1979, "La Emperatriz" asevero que el hechicero debía estar dos cursos arriba o sea ya en 5to año, era la promoción de mi después Profesor guía de los Primeros años de 1982, Salomón Ruiz, de Derio Bucella, no preciso ahora a ningún otro. Esa noche nos tropezamos, usted como actor y yo como espectador, quizá hay alguna foto en las miles de fotos que reposan en los archivos de mi otrora guía, quizá esta Usted retratado en anuario de aquel año (período 1978-1979) cuya portada representaba el nombre del Fundador de la congregación salesiana, echo magistralmente con los cuerpos de aquellos muchachos.Quizás nos volvimos a tropezar en las celebraciones de Don Bosco o de Ma. Auxiliadora de ese año o incluso desde el 1er Don Bosco de Jabalí en Enero 1977.No importa la casualidad es feliz.Hay mucho que contar de lo que paso después de su salida del Colegio, de aquélla ciudad mantuana, con aquellos ricos helados frappe cerca de Municipal... del Tío Seijas y sus tardes sentado en la entrada al antiguo comedor recordando otro tiempos con el pincel, del club de Filatelia del Padre Ferronatto, del Padre Moretto, de la jovialidad de Lofranno, de la picardía de Tenni, de Profesores como Palmenes, Nélida, Newton, Marco Antonio,sin olvidar a Bermúdez,entre otros, que no tuve la dicha de conocer como a éstos, que aludían siempre al hecho familiar de que ya les éramos familiares mi hermano Guille y yo por ser hermanos de Jabalí. "La Emperatriz China" ha augurado un Próximo encuentro, quede sólo por ahora la certeza de que seré un lector fiel a Usted.
Reciba un abrazo
Como siempre
Febo

miércoles, febrero 22, 2006 11:31:00 p. m.  
Blogger Silmariat, "El Antiguo Hechicero" said...

Amigo FEBO:

Vuelvo a romper mi tonta regla del no replicar en mi propio blog, en fin, parte del encanto.

Era Mayo del 78, aquella absurda representación con música del grupo Mecco. En el 79 no hubo cosas de este tipo, Dios es sabio.

Y sí, es cierto -Recuerdeme matar a la Emperatriz, todas las mujeres son así cuando le da el reflejo de la luna- me gradué en el 79.

Y sin tópico, el mundo es un pañuelo.

Todo lo mejor para Usted.

PS: Me he quedado, completamente desnudo

jueves, febrero 23, 2006 12:07:00 a. m.  
Blogger Nelson said...

A veces me asombro por la gran versatilidad y facilidad que tienes para narrar y describir lo que te rodea.
Te felicito, denotas como siempre te lo he dicho una muy excelente cultura la cual es ejemplarizante.

Una vez me dijiste que venias en abril.. es así?

Espero conocerte si para que conversemos si no te es molesto..

Un abrazo cordial

Nelson

jueves, febrero 23, 2006 4:39:00 p. m.  
Blogger pasajera desconocida... gatalma said...

mmm...
sobre diversidades y otras cosas...
gracias
pase a visitarlo y dejarle un beso

jueves, febrero 23, 2006 5:24:00 p. m.  
Blogger Wiki said...

Me gusta mucho como escribes, sin duda veré la película y me documentaré antes, pues sin duda eso abre el horizonte y te da una mejor perspectiva.
Esta es mi primera vez por aquí, volveré.

jueves, febrero 23, 2006 6:54:00 p. m.  
Anonymous Adriana said...

De verdd que bien escribes, haces que crezca más mi "necesidad" de ver esa película.

Soy fanática del cine... espero que sea este fin de semana...

jueves, febrero 23, 2006 7:08:00 p. m.  
Blogger Kat said...

Yo mejor ni la veo porque con lo sentimental que soy seguro termino llorando....

Besos.

jueves, febrero 23, 2006 10:35:00 p. m.  
Blogger Lully, REFLEXIONES AL DESNUDO said...

Wow!! pensaba salirme ràpido pero no pude, me he detenido con esta agradable melodìa y aunque no pude releer el post, me agradò demasiado y mañana volverè por acà para deleitarme con tus letras; temo que no podrè salir de està pàgina hasta "desnudarla" por completo.
Ah! y gracias por entrar tù a "desnudarme" en mi blog.
Respetuosamente pero inspirada...
Un abrazo!

viernes, febrero 24, 2006 3:20:00 a. m.  
Blogger Reingeniado said...

Increiblemente bien hecho tu artículo, en realidad deseo ver mucho la pelicula ahora.
Alguna vez hablé de normalidad en mi blog, no voy a repetirlo aqui, solo me gustaría dejar unsterrogantes: ¿que es normal?¿quien es normal?

viernes, febrero 24, 2006 7:14:00 p. m.  
Blogger Mornatur Ormacil said...

Una de las razones por las que insisto en la no-normalidad pero en la no-discriminación sobre la no-normalidad es porque yo mismo NO me considero como "un ser normal". Quizá la mejor definición de "normal" sea completamente utópica.

viernes, febrero 24, 2006 11:27:00 p. m.  
Blogger Mago y Loco said...

Silmariat, hermoso todo cuanto has escrito. ¡Una película inolvidable¡ eso es "Brokeback Mountain" . Una película mágica y linda, que como tu lo dices es un error en etiquetarla o reducirla como una "historia gay". La película aborda con maestría la universalidad del amor más alla del genero o la categoría sexual de los implicados y por otro lado se resalta como muchas veces cedemos nuestro poder al entorno, por encima de nuestros deseos y felicidad. Tuve la oportunidad de verla anoche y sin exageraciones es de esas películas que nos toca muy dentro y que nos hace sentir otra persona después de haberla visto. Bendiciones para ti Silmariat

sábado, febrero 25, 2006 2:31:00 a. m.  
Blogger aprendiz de maga said...

me gustó muchísimo tu crítica, me gustó y me conmovió más que la película, Silma...a ver, no sé, no leí el libro, seguramente el libro es más verdadero, pero por momentos sentí en la película cierto aire de cuña de marlboro que no sé...probablemente fue porque no la vi en el cine, sino en dvd, a lo mejor la vi como a medias y cansada, o quizás es que tenía muchas expectativas, pero no me enamoré de ellos dos, o quizás si lo hice pero en pocos momentos, quizás cuando se reencuentran y la esposa los ve desde una ventana, quizás esos besos apasionados ahì o al final ante la ropa colgada, pero te juro hubo otros momentos en que sentí que la historia no era verdad. quizás es eso, que tenía muchas ganas de verla, quizás es eso, porque ahora que te leo me provoca volver a verla...¿o mejor me leo el libro?

sábado, febrero 25, 2006 3:33:00 a. m.  
Blogger Silmariat, "El Antiguo Hechicero" said...

Amiga Maga:

Es verdad, en varios momentos esperé algún tema de Hugo Montenegro. Sobre todo cuando ellos estaban entre las ovejas.
Si la tienes en DVD, vuelve a verla, fíjate en la escena donde Ennis encuentra las camisas y como es la disposición de las camisas al final. Particularmente ese detalle dice mucho, bueno a mí me dice mucho. No te adelanto nada, espero que notes ese detalle y me gustaría saber que te trasmite.
Cuando tengas tiempo, pasa por ésta pagina http://estilografic.blogspot.com/ , pasa al post escrito el 31.01.06, a mí me dio más luces sobre la filmografía de Ang Lee, le dio un nombre a lo que yo pensaba desde hace algún tiempo y, por respeto a Mariano, ni siquiera la tomé para hacer mi crítica.
Y sobre el libro…, tengo un artículo, de la autora, donde habla de la destructiva homofobia rural, de cómo creó la historia y los personajes. En ese artículo también habla maravillas del guión, pues no sólo respetó el original –cosa dificilísima de hacer, por cierto- si no que también que lo llenó de maravillosos matices.
Ella escribe:

“Me resultó turbador ver la película. Senti que, igual que los antiguos egipcios sacaban el cerebro del cadáver por las fosas nasales con un fino gancho antes de la momificacion, el reparto y todo el equipo de la película, empezando por el director, habían entrado en mi mente y extraido imágenes. Tuve esa rara sensación especialmente con Heath Ledger, que conocía mejor que yo lo que Ennis sentía y pensaba. Si intimista interpretación de ese chico de rancho con una dolorosa necesidad de cariño crece de una forma tan poderosa que asusta. Resulta escalofriante ver situaciones que has imaginado en la privacidad de tu mente, y has intentado desesperadamente transmitir a los demás a través de pequeñas marcas negras sobre un papel, alzarse ante ti en una experiencia visual deslumbrante. Me di cuenta de que yo, como escritora, estaba experimentando un viaje cinematográfico de lo mas infrecuente: no habían destrozado mi historia, si no que la habían agrandado transformándola en apasionantes imágenes que agitaban la mente y encogían el corazón”

Bravo por Ang y más claro.

Todo lo mejor para ti

sábado, febrero 25, 2006 1:02:00 p. m.  
Blogger el pajaro guarandol said...

Silmariat, No sabes cuanto disfrute tu acertado comentario sobre la pelicula y el cuento de Proulx. La pelicula me conmovio hasta la pituitaria y el cuento de Proulx (a quien debo decir que amo desde su Shipping News) tambien me parecio eso, poderoso. Celebro que tu resena se centre en lo hondo de una emocion ( bueno, una constelacion de emociones) mas que en la anecdota de los vaqueros gay. El espiritu de la pelicula va un poco por esa honda: no es un manifiesto por los derechos homosexuales, ni un panfleto contra la homofobia en el mundo ( que abunda y agobia) sino la descripcion de un paisaje emocional dificil y rocoso, que se parece a una montana.
La escena de la camisa es ciertamente dolorosa. Ennis abraza el espacio vacio que deja un cuerpo. En otra nota, mas heterosexual por cierto, esta escena em recuerda a la hermosa escena final de American Beauty, donde Annette Benning se abraza a la ropa del closet antes de, literalmente, derrumbarse.

Chevere tu blog.

sábado, febrero 25, 2006 8:20:00 p. m.  
Blogger el pajaro guarandol said...

Una cosa mas, Silmariat. Te puse en mis links, esta bien? Ahora se me ocurre que he debido preguntar antes.

sábado, febrero 25, 2006 10:12:00 p. m.  
Blogger arcana said...

Hola!
Te deje un mesaje en mi blog.. y si deseas recetas nos das el correo a nelson o a mi y te las mandamos.. !!
Gracias por venir
Besos
Namaste!

domingo, febrero 26, 2006 1:05:00 a. m.  
Blogger Miss X said...

Lo de las camisas: me parece que Silmariat se refiere a que en el closet de Jack las camisas estaban guardadas aparte y juntas con la camisa de Ennis por dentro, como si Jack estuviese abrazando a Ennis. Luego, en la casa de Ennis, está su camisa por fuera, con la de Jack dentro, como si abrazara a Jack.
El resto, me lo reservo.

domingo, febrero 26, 2006 4:44:00 a. m.  
Blogger Carmelo Lattassa said...

Pana, yo difiero contigo. Vale que es una película de amor gay y tal... Sin embargo creo que está sobrevalorada. ¿Por? Porque si en vez de dos tipos en amor prohibido, fuese una pareja de amantes casados. Esa historia sería una ladilla, con perdón...

domingo, febrero 26, 2006 7:10:00 a. m.  
Blogger El "Dulzor de Ostras" said...

Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

domingo, febrero 26, 2006 3:24:00 p. m.  
Blogger El "Dulzor de Ostras" said...

Ayer salimos al Sambil y por fin fuimos a verla.
Al terminar, luego de perdernos en el estacionamiento, mi acompañante y yo no podíamos hablar, entre nosotros había sólo silencio, tan sólo nos tomábamos de la mano, ya en el carro, mientras yo trataba no perder la concentración frente a la noche Caraqueña.
Al llegar a casa, nos tomamos un whisky y no aguantamos más, lloramos, abrazados lloramos como hace un largo tiempo no lo hacíamos. El tema nos afecta directamente. Por nuestra sala se pasearon todos aquellos amores, todas aquellas miradas, todos aquellos momentos.
Actualmente tengo suerte, vivo con alguien que me comprende, vamos ya para tres años, y que tenemos las mismas heridas, condecoraciones de una absurda guerra. Somos sobrevivientes, pero otros no. Por el camino quedaron otros muchos amigos, con todos sus rotos sueños o perdidos en el olvido y esa guerra, lamentablemente, aún no termina.
Usted tiene razón, a veces somos tan cobardes para vernos directamente a nosotros mismos en este absurdo mundo.
Lamento lo patético de este comentario, pero al leerle he vuelto a llorar ya en solitario. Mis parientes sirios dicen que uno olvida con quien se ríe, pero nunca con quién se ha llorado.

Amigo Silmariat, hoy he llorado con Usted y eso no lo voy a olvidar.

Y le robo su frase: Todo lo mejor para Usted.

domingo, febrero 26, 2006 3:42:00 p. m.  
Blogger Lully, REFLEXIONES AL DESNUDO said...

Tuve que volver, enfocaste todo con tanta altura y profundidad. Eres genial para las letras y este tema da para muchas variables.
Un abrazo!

domingo, febrero 26, 2006 8:19:00 p. m.  
Blogger Luunna said...

Silmariat que tengas una linda semana,y luchemos por lo que queremos, aunque el mundo entero se oponga, basta que lo quiera usted.
Un abrazo de osa para vos
Luunna

lunes, febrero 27, 2006 4:24:00 p. m.  
Blogger Carmelo Lattassa said...

Ja, ja, ja, pana, te agradezco la deferencia pero yo no hago nada salvo ver la realidad y contrastarla con ella misma, nada más.

lunes, febrero 27, 2006 11:26:00 p. m.  
Blogger Carmelo Lattassa said...

Silma, mira, reescribí lo de Potter, dime qué te parece?

martes, febrero 28, 2006 12:10:00 a. m.  
Blogger uncastellano said...

Uso este comentario, para no hacer comentarios, porque ante semejante entrada que has escrito no quiero añadir nada. Por si a alguien le interesa, yo también di mi opinión sobre la película en mi blog.
Saludos

martes, febrero 28, 2006 12:54:00 a. m.  
Blogger Nostalgia said...

me da rabia cuando te desapareces así :(

martes, febrero 28, 2006 4:28:00 p. m.  
Blogger Tramontana said...

Deliciosa descripción. Se me antoja aún más verla y siguen sin pasarla en México!! Se me hace que algún macho mexicano intervino porque les da pavor verse reflejados!

martes, febrero 28, 2006 10:04:00 p. m.  
Blogger Mar said...

Tenía ganas de verla... y después de leerte, creo que mis ganas han aumentado.
Un beso!

martes, febrero 28, 2006 10:37:00 p. m.  
Blogger protheus said...

Me conoces desde hace mucho -demasiado- tiempo. sabes que no soy dado a esto, pero no puedo evitarlo: TE FELICITO, otra vez.

martes, febrero 28, 2006 11:14:00 p. m.  
Blogger arcana said...

Simplemente sin palabra.. El comentario de “Dulzor” cada día lo admiro mas por ser tan tierno y expresar su sufrimiento.. Se les quiere.. Algún día será libre..
Bravo por ambos emotivo post
Besos Namasté ♥

domingo, marzo 05, 2006 3:22:00 p. m.  
Blogger arcana said...

pd.-
Gracias por su aporte voy hacer un post.. Le deje mi dirección en mi bitácora mil Gracias como UD dice lo mejor de lo mejor
Besos Namasté ♥

domingo, marzo 05, 2006 7:45:00 p. m.  
Blogger Skizo イアン said...

En primer lugar leí todos los comentarios y puedo decir que me siento un poco cansado por ello. Hay bastantes opiniones que divergen hacia los puntos más inverosímiles y otras que son un poco más acertadas. En primer lugar, me gustaría decirle a alguien (no recuerdo quien fue y me da lata buscarlo entre todos los comentarios) que si nos ponemos a pensar, el amor no está basado en otra cosa que no sea sexo; así que llego a la conclusión de que si Jack y Ennis necesitaban la compañía del otro era porque, quizá, sí se amaban. En cuanto a lo de la homosexualidad y todos esas cosas mejor ni me meto. Se pueden decir muuuuuchas cosas y en realidad no vamos a llegar a ningún lado, porque aunque ahora la homosexulidad y todas esas orientaciones sexuales están "de moda" o salen mucho más a la luz, no significa que ahora estén naciendo más homosexuales porque homosexuales ha habido siempre, sólo significa que ahora han dejado de estar ocultos porque el mundo en que vivimos está cambiando, para bien o para mal, irremediablemente.
En cuanto a Brokeback, sólo puedo decir que la vi antes de postear este comentario y me gustó mucho. En especial me gustó ver esa compicidad que se creaba con la demás gente que estaba en la Sala del Cine cuando los descubrían lo que quiere decir que la película sí llega a la gente y toca un punto que es igual para todos. También quiero decir que aunque no lloré con el final me llegó en lo más profundo. No sé si sólo es idea mía, pero creo que el mensaje que me dejó la película es algo así como "No nos damos cuenta del valor de las personas hasta que estamos lejos de ellas o hasta que las perdemos", y resulta que este año yo he debido alejarme de mi familia para poder estudiar, por eso la película, cuando la vi, me dio una doble cachetada bien fuerte y aunque no quise llorar -porque debo fingir ser fuerte- realmente me conmovió hasta el punto de querer hacerlo.

lunes, marzo 27, 2006 6:09:00 p. m.  
Anonymous ennis said...

preciosura de pelicula preciosura de comentario uno de los mas sinceros y conmovedores ideal para esta clase de pelicula que no nesecita explicarse sino sentirla

lunes, mayo 15, 2006 11:11:00 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Brock montain fue tan buena que mi esposo y yo lloramos cuando la vimos. Me encantó recordarla atraves de tu descripción, fue para mí perfecta. saludos!! (Charmed_1603)

martes, agosto 01, 2006 12:33:00 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

hola mornatur arquenóro, sólo decirte que eres un completo inútil, y que saques la pistola que voy a reventarte.........tbprrrrrrrrrrrrrrrrrraaaaaaaaaaaa.............................................no puedes conmigo................ .com www.com.om. 5 poPping 6 droPPing ...................................... adr/adc...... coRoNa en alTo.................................................................................................................................................. voy por ti y te voy a dar

martes, mayo 15, 2007 7:23:00 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home