lunes, enero 23, 2006

Era el 22 de enero de 1506. Ese día 150 mercenarios, al mando del capitán Kaspar von Silenen, entraron en Roma por la Puerta del Pueblo y se presentaron ante el hombre que les había contratado: Giuliano Della Rovere, pontífice de la cristiandad con el nombre de Julio II. Así comenzó a funcionar la Guardia Suiza, el cuerpo militar más antiguo del mundo.

Mucho agua ha pasado por la cuidad eterna y muchas historias escondidas tras los muros del Vaticano. La propia Guardia Suiza sufre dificultades internas casi endémicas. Las investigaciones posteriores a los oscuros asesinatos del 4 de mayo de 1998, en los que perdieron la vida el comandante de la guardia, Alois Estermann, su esposa, la venezolana Gladys Meza Romero, y el vicecabo, Cedric Tornay, quien acto seguido se suicidó, pusieron al descubierto que la convivencia dentro de aquel grupo de supuestos monjes-soldado no era nada fácil. La mayoría germanohablante discrimina a los francohablantes. Los abatini (santitos), como se conoce a quienes se alistan por sus sentimientos religiosos, vivían en continua tensión con los rambos, más interesados en las armas y las discotecas que en la oración. Algunos castigos rozaban el sadismo. Se tiende a olvidar que los mercenarios suizos viven en tierra extranjera. Llegan al Vaticano, generalmente, sin hablar italiano y buena parte de su primer contrato bienal transcurre en el aislamiento del cuartel. El término nostalgia (del griego nostos, retorno, y algos, dolor) fue acuñado en 1688 en la Universidad de Basilea para definir precisamente el síndrome de añoranza y alienación que afectaba a los belicosos mercenarios suizos cuando estaban lejos de casa.

Parte del problema del ambiente interno, según numerosos testimonios de guardias retirados (casi todos muy orgullosos de su tiempo de servicio), procede de la idiosincrasia del miniejército, compuesto por hombres jóvenes a los que se les enseña a matar (Justo en el Vaticano, qué raro?) y a los que se les mantiene encuartelados, pero a los que, a diferencia de cualquier otro soldado, se les prohíbe determinados desahogos. Los viernes y sábados no es infrecuente topar en "ciertos" bares romanos con algún grupo de guardias libres de servicio; en general son discretos incluso en la embriaguez (aunque alguno ha destrozado algún vehículo o se ha bañado desnudo en una fuente de Bernini), pero sus quejas más frecuentes se centran en la disciplina excesiva, en el aburrimiento y en la arbitrariedad de los jefes.

Para solicitar el ingreso en la Guardia Suiza hay que ser varón, ciudadano helvético, soltero y católico, no menor de 19 años ni mayor de 30, con una estatura mínima de 1,74 metros, un diploma de estudios superiores, un expediente judicial impecable y una carta de recomendación recomendación del párroco.

En aquel 4 de mayo de 1998, los esposos Estermann fueron asesinados por el vicecabo Tornay. Esa fue al menos la versión oficial, sostenida desde el primer momento como una “certeza moral” y refrendada después por el Juzgado de Instrucción del Vaticano, pese a la abundancia de puntos oscuros en el sumario. De forma paradójica, los tres cadáveres, entre ellos el del supuesto asesino suicida, fueron enterrados con todos los honores militares y religiosos. En fin.

Otro detalle es la descoordinación de los cuerpos vaticanos e italianos y la falta de una estrategia antiterrorista, que siguen siendo un problema gravísimo, debido a las amenazas del terrorismo islámico. En la plaza de San Pedro y en el resto de Roma, la seguridad del Papa recae en la policía italiana. Dentro del Palacio Apostólico y en el resto del territorio vaticano, la gendarmería civil (130 efectivos) se ocupa del “orden público” y depende de la Comisión Pontificia para el Estado de la Ciudad del Vaticano, mientras que la Guardia Suiza, con 110 efectivos, se encarga de proteger “con la propia vida” al Papa y de efectuar desfiles y guardias de honor. Todo esto en un área de 0,44 km cuadrados. Genial, verdad.


Por cierto, en el diseño del uniforme no tuvo nada que ver Miguel Ángel, tal como afirma la leyenda. En el renacimiento, quien podía permitirse uniformar a la tropa la vestía con los propios colores, y las bandas amarillas y azules corresponden a los colores de la familia Della Rovere. León X, un Médicis, añadió después el rojo para componer su bandera familiar. El uniforme de trabajo es azul marino. Además, la alabarda y la espada, los soldados –perdón- las Guardia Suiza disponen de una pistola reglamentaria Sig-Sauer y de una buena formación en artes marciales.

10 Comments:

Blogger Luunna said...

La Guardia Suiza,
muy buen post Silmariat me acuerdo perfectamente del echo que mencionas,se trato por todos los medios que fuera menos mediatico, pero no se pudo,aca pasa lo mismo que en el Vaticano mismo y sus autoridades excesivas conductas totalmente fuera de epoca para hombres normales, con hormonas que les funcionan hace que los mismos integrantes rompan esas reglas y se transforme en todo un entramado de pederastas,homosexuales,hasta cuando la iglesia catolica pretendera seguir en esa misma linea,sabiendo que hay tantas cosas podridas dentro de ella
te dejo unos links para que los leas,tendras que copiarlos, por que por aca,no se puede linkear

http://www.herenciacristiana.com/ultimacruzada/tela.html

http://www.herenciacristiana.com/ultimacruzada/tela.html

Esto como un ejemplo de lo que paso y pasa dentro del vaticano..por supuesto hay que tomarlo como lo que es un articulo, pero como dicen por ahi si el rio suena es porque piedras lleva..
Un saludo afectuoso, te sigo leyendo
Luunna

lunes, enero 23, 2006 3:42:00 p. m.  
Blogger Regina Falange said...

Excelente texto Silmariat, lleno de mucha verdad y revelaciones...

Una verdadera muestra de periodismo :)

Te saluda, abraza y quiere

Color otrora dorado

martes, enero 24, 2006 1:34:00 a. m.  
Blogger Haller said...

Su rincón, Sr., siempre es una fuente de aprendizaje, buenas letras y cuidadas imágenes. Me maldigo por no acudir con más frecuencia.

Saludos.

martes, enero 24, 2006 2:59:00 p. m.  
Blogger Mar said...

Muy bien informado, si señor!
Perdona por no pasar más a menudo... pero ando algo liada, y no dispongo de demasiado tiempo.
b7s

martes, enero 24, 2006 10:19:00 p. m.  
Blogger Nostalgia said...

Buen post. Gracias por contarnos sobre el origen de mi nombre :)

miércoles, enero 25, 2006 12:40:00 a. m.  
Blogger questiongirl said...

ahora entiendo a mi ex jajaja, no es que fuera de la guardia suiza, pero si usaba bandas amarillas y azules...además de Grabünden, Chur!
...
saludos

miércoles, enero 25, 2006 4:08:00 p. m.  
Blogger Miss X said...

Excelente Silmariat, como siempre!

miércoles, enero 25, 2006 5:02:00 p. m.  
Blogger mezcalino said...

huuuuuuuuu...wena...me gustan esos trajes...quiero uno...!!! me lo voy hacer...son hermosos!!!...

jueves, enero 26, 2006 7:57:00 p. m.  
Blogger Tramontana said...

¿y no hay ninguna versión extra oficial de lo que sucedio? Es decir algo que pueda ser más cercano a la realidad.

viernes, enero 27, 2006 11:17:00 p. m.  
Blogger Pagana said...

Que personajes! Y ni hablar del titiritero...
Saludos

viernes, enero 27, 2006 11:58:00 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home