miércoles, octubre 12, 2005

"P&M"

Se conocieron como muchos nos hemos conocido, por ese raro azar que el destino se empeña en hacernos pasar como tontas fichas entre sus manos. Países diferentes, diferentes culturas, mentalidad diferente e idiomas diferentes. Nada les unía, nada era como para que ellos formaran algo.

Ambos tenían su vida, supuestamente, ya diseñada por ellos mismos. Tenían su cuota de amores y pasiones completas en ese juego de cartas llamada vida. Y allí estaban ellos, rara versión de “Los formales y el frío” del Benedetti entre playas tropicalísimas y altas montañas hasta más allá del horizonte.

Aquel día de corre-corre por los pasillos del aeropuerto, en busca del gate indicado, un total rollo de pasaportes, visas, pasajes y maletas en un país extraño. Buscando otro horizonte, otro para qué y que se encuentra justo cuando no pensamos encontrarlo.

Al otro lado le esperaba alguien que ni siquiera recordaba su nombre ni conocía su cara.

Y se vieron.

Y se encontraron.

Y cuatro mil azules anacondas danzando en cada una de sus pupilas. Lo cierto fue que se conocieron y la vida se hizo valse y joropo. Un eterno “3 por 4” y un “6 por 8” sincopado, en contrapunto perfecto.

No fue fácil el encuentro y los muchísimos desencuentros. Mucho por dejar, mucho por construir y el fulano miedo del “Y si no es?”

Poco a poco derrumbaron murallas chinas y de las otras, se revistieron de nuevas armaduras contra los corpiños del mundo.

Derribar vidas anteriores de poses y formas.

Cómo comenzó la cosa. Ni ellos sabían, de repente estaban allí, involucrándose cada vez más. Fue inevitable. Descubrieron cosas comunes, las mismas cicatrices, las mismas fracturas, la misma soledad.

__Qué bolas, después de viejos!...-se rieron.

Tiempo después la vida se les volvió bolero, ya nada importaba.


Caras conocidas, murmullos y voces que atacaban, sonrisas de frente y puñal por detrás, miradas impúdicas, carcajadas en sordina. Costó al principio perder amigos y amigas, pero al final se acostumbraron a su pequeño grupo de fieles amigos. Tiempo después, ésta pequeña corte se fue convirtiendo en una especie de monarquía variopinta con tentáculos en todas las esferas de la cuidad. Una familia artificial pero, en la mayoría de los casos, solidaria y tendente a lo escandaloso en fiestas patrias y carnavales. Una cofradía de amigos atalaya contra el mundo.

Las otras personas, a veces, eran las que ponían la piedra de tranca, los bemoles marcadísimos al final de temporada. Muchos de sus amigos tuvieron que colocarse lentes bifocales y otros les dieron la espalda. Afrontar el mundo, su taburete de poder, romper esquemas no eran tan fáciles después de todo.

Se volvieron ermitaños sociales, descubrieron otras cosas, una simbiosis de mundos por conocer y compartir. Comenzaron por relatarse historias, memorias y cuentas de sus respectivos años.

En la universidad, donde ambos trabajan, taimado susurro, escaleras arriba rumbo a estancias de colegas, escuelas, pasillos, bajaba en ascensores, levitaba en las escaleras, tomaba café o un batido de fresa, iba al baño sin distingo de sexo. El rumor subió paredes, reptó ventanas hasta llegar a las propias narices del rector, golpe institucional, mutis total y matizado por la Corte de Pájaros Negros. La cita bíblica del: “…quién tira la primera piedra” les salvó.

La tesis y la antitesis se volvió pastiche. Se reinan de sus malos chistes y sus buenos disfraces, era aprender a caminar de otra forma. Hacer planes y estrenar el nuevo valor de la palabra nosotros.

NOSOTROS!!!

Ambos tenían miedo, compartían una misma derrota matrimonial. Nada perfecto, ellos lo sabían, tener una doble vida, mantener una apariencia.

__Y cuando esta montaña rusa termine, qué piensas hacer.
__Eso no me preocupa, ya compré suficientes tickets.

Allí estaban ellos, nerviosísimos y sin saber que decir ni pensar. Frente a ellos un funcionario tan nervioso como ellos. A su alrededor amigos llorosos de alegría…

Tiempo después la noticia volvió a correr por media cuidad.

"El Pierre y El Manuel se casaron!!!" Horror de horrores. Fin de mundo.

...Y hubo miles de pétalos al salir de la alcaldía.

22 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Querido Hechicero: Salió del horno...arcilla tal vez?... mi cariño y mis respetos. EBE

miércoles, octubre 12, 2005 1:40:00 a. m.  
Blogger con las antenitas prendidas said...

Muy buena historia. Llegué de casualidad a tu blog y me gustó mucho. Escribes con sensibilidad. Saludos hechicero!

miércoles, octubre 12, 2005 2:39:00 a. m.  
Blogger Edén del Vainero Psicosocial. said...

¿No has pensado mi estimado "Hechicero" que todo en la vida es cuestión de adaptación?

Sí. Desde el amor, hasta el rechazo. Desde el veto hasta la aceptación.

El tiempo, tan hechicero como tú, es capaz de corroer los lastres más densos...

Entretanto, sigue disfrutando de tu sensibilidad, compártela a través de tu pluma, y vívela, que al fin y al cabo eso es la vida, emociones puras. No más.

Ya lo que digan o hagan los demás está de más, mientras se adaptan.

Un gran abrazo y lo mejor para ti.

miércoles, octubre 12, 2005 5:52:00 a. m.  
Blogger aprendiz de maga said...

la gente es demasiado metiche, siempre trata de destruir las bellas historias...
¿sabes? con tu sensibilidad construiste con oro y diamantes una bella historia que seguramente otros hubiesen destruido.
ABRAZOS MIL

miércoles, octubre 12, 2005 6:28:00 p. m.  
Blogger Regina Falange said...

Tienes la clave, que es la sensibilidad, y la fortaleza que es la mejor cara que puede presentársele al mundo. Lo demás sobra; el mundo es una invención de quien quiere atravesarlo, cada cual le pone sus esquemas y sus limitaciones

Seguirán lloviendo los pétalos, te lo aseguro.

Besos!

miércoles, octubre 12, 2005 6:37:00 p. m.  
Blogger Christian said...

Wuena buena Guena!!!!
Se parease a otra historia que conozco de cerca

miércoles, octubre 12, 2005 6:40:00 p. m.  
Blogger Silmariat, "El Antiguo Hechicero" said...

Pierre y Manuel son un par de tipos cuarentones y que sin saber cómo ni por qué decidieron caminar uno al lado del otro.
Cuándo me contaron su proyecto de vida, les di un abrazo y destapé una botella de vino.
Si son felices o no, es problema de ellos, además, quién soy yo para dar directrices?

Son mis amigos y eso es lo que a mí me importa.

miércoles, octubre 12, 2005 6:47:00 p. m.  
Blogger Ambar said...

Ja!, felicidades a quienes encuentren y tengan el suficiente valor para no dejar pasar de largo la oportunidad de ser felices!!!!,
"la cobardía es asunto de los hombres , no de los amantes/ los amores cabardes no llegan a amores ni a historias se quedan ahí , ni el recuerdo los puede salvar..., ni el mejor orador conjugar" dice Silvio Rodriguez..., y es exactamente así.
Me encantó encontrar esta página!!!

miércoles, octubre 12, 2005 8:29:00 p. m.  
Blogger Mar said...

Me gusta la historia de Pierre y Manuel...si hubiera estado alli, hubiera brindado también por ellos!

jueves, octubre 13, 2005 9:55:00 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Silmariat: He guardado uno de esos pétalos entre las purísimas hojas del libro de mis buenas memorias.
Gracias.

jueves, octubre 13, 2005 11:01:00 p. m.  
Blogger Nostalgia said...

Parece la historia de dos amigos muy queridos que tuvieron que irse de Vzla. hace mucho tiempo....
bella historia ♥

viernes, octubre 14, 2005 1:15:00 a. m.  
Anonymous Birdy said...

Sigue escribiendo hechicero..deja la "flojera" y deléitanos con tus hermosos relatos y tus fabulosas fotos

viernes, octubre 14, 2005 8:07:00 a. m.  
Blogger protheus said...

P&M: cuidado con la gripe aviaria, que no cree en historias de amor. Váyanse a Samoa, donde dicen no llegará.
El relato me sorprendió y, a paeasr que odio las sorpresas, está muy bueno.

viernes, octubre 14, 2005 2:56:00 p. m.  
Blogger Dark Rusa said...

lINDO MUY MUY LINDOOOO

domingo, octubre 16, 2005 3:59:00 p. m.  
Blogger Haller said...

Buen relato y mejor final aún. Valentía, amor y conciencia.
Soñar es bueno, atreverse es mejor.
Saludos.

domingo, octubre 16, 2005 5:04:00 p. m.  
Blogger Nicho said...

Gracias por su visita. Su blog muy interesante, hay armonía entre texto, imágenes, música.
Un saludo, seguiré visitándole.

lunes, octubre 17, 2005 10:01:00 a. m.  
Anonymous Birdy said...

....y entonces....puro comentar en otros post y nada de crear en el tuyo???????????

lunes, octubre 17, 2005 11:47:00 p. m.  
Blogger Tramontana said...

Me gusta que haya tenido final feliz esta historia. Y más siendo real!

martes, octubre 18, 2005 12:20:00 a. m.  
Blogger Miguel Pinto said...

Je je je, buen final, despues de todo se lo mereceían.

miércoles, octubre 19, 2005 1:04:00 a. m.  
Blogger Minimálica said...

No sé por qué, recordé la letra de un tema de Pedro Aznar:
«Y se abrirá todo el cielo / no será un día normal/ después de todo, / todo siempre llega de algún modo / las profecías se dan».

Usualmente leo sus escritos, por ahí, robándole un rato a la cotidianidad. Este me gustó mucho.
Mis respetos.

viernes, octubre 21, 2005 8:44:00 p. m.  
Blogger Tramontana said...

¿Y? Nada nuevo?

sábado, octubre 22, 2005 5:33:00 a. m.  
Blogger Jogreg said...

¡Muchas gracias por este regalo! Fue como leer mi historia en la cabeza y el corazón tuyos... ¡Feliz Navidad, Silma!

lunes, diciembre 25, 2006 12:22:00 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home