martes, julio 21, 2009

1979-2009


-->

_Tienes que escribir algo, tu blog ya da pena. Me dijo Patricia hace unos meses.
_No sé de qué escribir..., bueno, la verdad que temas tengo, pero no me decido por cual y no tengo tiempo.
_Qué no tienes tiempo? Por lo menos deberías dejar esa rara mezcla entre el Stieg Larsson, el Roberto Saviano, el Boris Izaguirre y el Mishima. Leer todo eso al mismo tiempo es de locos. Cuántas veces lo has leído al Larsson en lo que va de año? Se te va a desecar el cerebro..., y escribe algo, por lo menos.
Por un momento pensé en que tenía razón, llevo varios meses que no suelto la obra de Larsson, sus tres novelas la devoré en horas. Ya releí sus dos primeras y ya voy por la relectura de la tercera. Eso sin contar los otros autores y el aeropuerto...

Comencemos.

Ya vamos por más de la mitad del año 2009. Todos años, qué profundo soy, nos regala, entre sus páginas, multitud de posibilidades. Un manojo de hojas blancas para escribir en ellas lo que se nos antoje. Nos da la oportunidad de, y hasta, arrancarlas para lanzarlas a la basura, con la frase en nuestra mente del “Si te he visto…, ni el recuerdo!”

Al mismo tiempo, cada día, de todos los años, llegan con la impronta de los días vividos. Fechas memorables, fechas olvidables, fechas esperables, fechas disculpables, fechas adquiridas o/y al mismo tiempo impuestas.

El 2009, se me ha hecho interesante. Un montón de posibles cosas escritas se me han ido entre sus horas, sin poder escribir ni una coma. Debería escribir, por ejemplo, sobre los 200 años del nacimiento de Charles Robert Darwin y de los 150 de su “El origen de las especies” no debo esperar más…, pues creo que no pueda llegar a escribir algo cuando se cumplan los 250. La vida es perfecta y no creo que yo los vea. No soy un genio al escribir que el mundo cambio radicalmente desde que el, Freud y Carlitos, el Marx, hicieron lo que hicieron.

También, y viviendo en Ginebra es completamente imperdonable, debería escribir “alguito” sobre Juan Calvino. Se cumplen 500 años de su nacimiento y de todo lo que vino después de él. Se me ocurre, como tomado al vuelo, hacen un toque técnico en la obra de Max Weber -La ética protestante y el espíritu de capitalismo- y el resultado sería, en el colmo de la petulancia, un análisis maravilloso y soberbio de la crisis mundial que sufrimos actualmente.

Unas cuantas gotas de lo americano no vendría mal en todo esto, teniendo en cuenta que la sociedad americana es una mezcla entre el darwinismo social y la iglesia calvinista. A la selección natural le sumamos lo del éxito o el fracaso viene predestinado nos da, como resultado, el “Capitalismo Salvaje” en su estado puro. En “Los Estados Juntos”, y él que esté libre de pecado, el calvinismo -puritanismo para ser más duro y seco- junto con el darwinismo es la propia justificación, se me ocurre, de las leyes de mercado.

Unir las cosas de Darwin con las de Calvino para terminar, con un sonoro autobombo, y sacarles la lengua a mis amigos los economistas. Sería un maravilloso escrito…, la verdad?

Pero no, el 2009 se presenta redondito en cuestión de temas por escribir. Los cincuenta años de la “Revolución Cubana” y mis fotografías “in situ”, los 200 del nacimiento del fabuloso mundo de Edgar Allan Poe, los 200 años de la muerte de Händel, los 200 del nacimiento del sonido de Mendelssohn, los 100 años de la ida de Albéniz, los 150 años de esa maravillosa institución llamada “La Cruz Roja”. Los 30 años de la ida del Reza Pahlevi -y todo lo que ello ha implicado en el mundo petrolero-. Los mismos 30 años la coronación, sin corona, de la Thatcher. Los 30 años, sí, ya van 30 años, de la coronación -con corona- de Maritza Sayalero como la primera Miss Universo venezolana. Los otros 30 de la llegada al poder del Frente Sandinista…, los 40 años de la pisadita de Armstrong sobre la luna…

En fin, temas como para todos los gustos…

Hoy se cumplen 30 años en que un grupo de niños se disfrazaron para tomar un diploma. Un diploma que coronaba el esfuerzo de cinco años de estudios. 30 años de semillas de volaron al viento y ahora son un ramillete de gloriosas panzas, de profesionales, de orgullosas calvas, colecciones de divorcios, matrimonios, de señores honestos, algunos corruptos -en el buen y mal sentido del concepto-, de primorosos padres, de señores con hijos y hasta con nietos.

30 años de recuerdos varios, en rebajas y al por mayor. 30 años de historias sabidas, de secretos compartidos. 30 años sin el “Alegre la mañana que nos habla de ti…”, 30 años de juegos de football, 30 años de dejar las rodillas en el asfalto jugando beisball, 30 años subiendo y bajando aquellas escaleras, 30 años de verdes columnas.

30 años de tardes de lluvias, de tórridos calores, de misas interminables…

Son 30 años de extraños caminos, de encrucijadas, de largos sueños, de algunas pesadillas, de risas, de lágrimas. Si bien es cierto algunos no nos hemos visto más, algunos somos paginas olvidadas, algunos somos imágenes en blanco y negro, de fotos que pierden el color y se ponen difusas.

30 años de niños sentados en las gradas mirando al horizonte, con los ojos como platos soperos, soñado futuribles, 30 años...

Brindo por Ustedes, pues yo también fui parte de esos niños que se sentaban en aquellas gradas.


Invitación Don Bosco 1979

Don Bosco 1979

Por todo y por nada, por nada y por todo, muchas gracias.

Todo lo mejor para Ustedes.

NOTA: El padrino de graduación en su cursi discurso, todos los discursos en una graduación son cursis, en su última frase, aludiendo a los 10 años de la misión Apolo, dijo: "No me defrauden..."
Y yo, con la perspectiva que dan los años, le respondo. Lo importante es no defraudarnos a nosotros mismos.


10 Comments:

Blogger Rita ♫ said...

"Lo importante es no defraudarnos a nosotros mismos."...
Sabias palabras...
Besito, Mi Hechicero ♥

martes, julio 21, 2009 10:14:00 p. m.  
Blogger davalej said...

Bajo la perspectiva de los años mi amigo creo que me lo traiciono la benignidad ante el evento, quizas obviamente por ser parte del mismo, ya habra ocasion para dar rienda suelta a un poco de sana y natural ironia que es parte de nosotros.Un abrazo

martes, julio 21, 2009 10:28:00 p. m.  
Blogger Protheus said...

De algo estoy seguro: El colegio me soportó bastante bien. Siempre he dicho que mi educación formal iba divinamente hasta que me metieron al cole.
Bueno. Estuvimos. Sobrevivimos. Unos con grandes tropiezos; otros, como si nada. El hecho de vivir a escasos metros del colegio (de hecho, esperaba el último timbre para levantarme de mi cama, cruzar la calle y entrar a clase)me hizo sentir que era tan parte de mi vida como los perros de la casa; a veces tan divertido como ellos, otras veces tan fastidioso, pero parte de mi vida al fin.
Lamentablemente, por mi carácter bohemio de mi juventud, he perdido contacto con la mayoría de mis condiscípulos. Pero, amigo, tú, Melmoth, rondas.
Gran añoranza.

viernes, julio 24, 2009 2:52:00 a. m.  
Blogger Câline said...

Oh qué belleza!!
Debo hacer notar que este año el F. y yo cumplimos 30 años... ¡rayos!
Qué rico leer en esta cálida noche canadiense de verano tu post... casi me muero al ver el logotipo de Don Bosco, gracias!
Gracias y felicitaciones enormes a ti y al Protheus, qué milagro verlo por aquí!
Un besote.

domingo, julio 26, 2009 8:38:00 a. m.  
Blogger Alicia María Abatilli said...

Por ahí el que se defraudó a sí mismo era él, de lo contrario no lo pediría a los jóvenes egresados.
Pero sí, que hay mil temas que esperan unas palabras tuyas.
Uno vive, sigue las reglas en juego y deja para mañana un nuevo post.
Me sucede constantemente, por eso te comprendo.
Te dejo un abrazo.
Alicia

sábado, agosto 08, 2009 12:21:00 a. m.  
Blogger Oswaldo Aiffil said...

Congratulations Sir! 30 años. Cuando leí este post me dije: ¿Porqué me suena tanto el año de 1979? Pues, ¿se imagina? Yo también me gradué de Bachiller hace 30 años, y no me había percatado del acontecimiento. 30 años, mi Dios, es bastante tiempo. wow. Me voy pensativo, un abrazo!

domingo, agosto 09, 2009 1:45:00 a. m.  
Blogger tumejoramig@ said...

Cuanta razón tu última frase querido Hechicero!
Lo importante es no defraudarnos a nosotros mismos

Las tres novelas en 3 horas??? Ya tenía ganas de leerlas, pero es que ahora va a ser más que por puro placer, por curiosidad!!!

Ya he actualizado, también tras largo tiempo sin escribir, y por tu mensaje.

Siempre se nos quedan frases en el tintero a final de curso... a mitad de año.

Espero que siempre traiga lo mejor para ti.
Muchos besos!

domingo, agosto 09, 2009 6:58:00 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Querido Mago

Ay nene, el tiempo no pasa sino vuela! Los años finalmente pasan desfilando uno por uno delante nosotros sin (muchas veces) darnos cuenta!

Lo que mas me ha gustado de tu post es lo siguiente:

"Y yo, con la perspectiva que dan los años, le respondo. Lo importante es no defraudarnos a nosotros mismos."

Dice mucho! Le has puesto el broche de oro al final! Very nice!

Que pase un lindo dia Mr Silmariat!

Besos
Lara

martes, agosto 11, 2009 1:42:00 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Lo importante es continuar haciendo lo que nos mantiene satisfechos, para asì entregar lo mejor de nosotros mismos.
Y de esa manera poder disfrutar màs la intensidad de vida que se nos presenta dia a dia, así regalar y compartir todo ese cúmulo de sensaciones y hechizos que llevas dentro.

GRACIAS TQM.

L.

martes, agosto 11, 2009 1:45:00 p. m.  
Blogger Haller said...

Qué elegante relato de efemérides, globales y propias. Y la última frase....acuerdo completo.

Que bueno que su pluma se mantiene intacta en su talento.

Saludos!

martes, agosto 11, 2009 2:26:00 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home