miércoles, diciembre 10, 2008

COSAS QUE TODO PASAJERO DEBE SABER ANTES DE PISAR UN AEROPUERTO!!!”


Segunda entrega.


Pasaporte, pasaje -ticket, boleto o sus diferentes nombres- y plata. Esas son las principales cosas que todo pasajero debe tener. Sin ellas es prácticamente imposible tomar un avión con algún itinerario internacional.


Pero vamos por partes.


Sofia Nov 2008 215


Pasaporte.


Según el diccionario de la Real Academia Española. Pasaporte es:

1.- Una licencia o despacho por escrito que se da para poder pasar libre y seguramente de un pueblo o país a otro.

2.-Licencia que se da a los militares, con itinerario para que en los lugares se les asista con alojamiento y bagajes.

3.- Licencia franca o libertad de ejecutar algo.


Para lo que nos compete, vamos con el primer significado. “Una licencia o despacho por escrito que se da para poder pasar libre y seguramente de un pueblo o país a otro.”


Todo pasajero debe tener un pasaporte. En él se señala todos los datos del titular que, supuestamente, necesita para pasar libremente por los puertos internacionales. Un pasaporte debe llevar, como mínimo, la siguiente información: Ciudadanía, permiso o autorización legal de salida y entrada al país de origen, fecha emisión y de vencimiento. El pasaporte puede ser otorgado por el país -embajada o consulado- del cual se es ciudadano el titular o, en casos muy especiales, por organismos internacionales, por ejemplo ONU.


La Organización de Aviación Civil Internacional (OACI o ICAO, correspondiente a International Civil Aviation Organization en sus siglas en inglés) es un órgano de la ONU encargada de fijar los estándares para los pasaportes y otros documentos de viaje.


Hasta aquí todo va bonito y hasta ideal, pero vamos a la práctica.


El pasaporte se ha convertido en moneda de cambio en este mundo tan "bobalizado" y ya no da el poder para pasar libremente y seguramente de un pueblo o país a otro. Escurriendo el bulto y evitando complicarme la vida, me centro.


Ya, antes del fulano 11 de septiembre del 2001, sacar o tener un pasaporte se ha venido complicando. Las organizaciones delictivas han evolucionado directamente proporcionales a las tecnologías existentes, las falsificaciones son cada vez más perfectas, con el consiguiente problema para las líneas aéreas ,y todos pagamos justos por pecadores.


Por ello, y para evitar falsificaciones, ya los pasaportes tienen cualquier cantidad de artilugios e información, según la posibilidades del ente emisor, cual ciencia ficción, detallitos que no puedo, no debo, mencionar. Digamos que son secretos profesionales y así me evito algún que otro problema. En cualquier, y debido a que ya son conocidos, me limito a dos de ellos:


Biometría: Desde las huella digital pasando por la geometría de la cara y la huella del iris. Todo es valido para comprobar que el portador o la portadora del documento es el legítimo dueño del pasaporte. Toda ésta información es insertada en un Documento de Viaje de Lectura Mecánica (MRTD). Todo es posible para incrementar la seguridad y a la autenticidad del documento. Muchos países -Los Estados Juntos- han introducido mayores medidas de seguridad crucial en respuesta a la amenaza del terrorismo global. Ésta información biométrica individual también puede ser almacenada en una base de datos o en una tarjeta de identificación para autenticar un viajero exento de visa que será revisado de forma previa para el ingreso. Ya nombre la palabrita visa…, luego volveré a tocar tan maravillosa palabra.


API: Información Avanzada de Pasajeros, éste sistema permite a las líneas aéreas enviar de forma electrónica la lista de pasajeros, con los datos obtenidos de los pasaportes, a las respectivas aduanas, oficinas de inmigración y otras autoridades en el lugar de destino. Dicha información permite, supuestamente, a los funcionarios de fronteras procesar la información sobre los pasajeros antes de la llegada del vuelo. Cosa que permite, a la llegada de nuestro vuelo, encontrarnos con amables funcionarios, a la puerta del avión, con una maravillosa formación geográfica, y que confunden Ginebra con Génova, Suiza por Suecia..., por ejemplo.


Ahora y obviando todo lo anterior, un pasajero debe saber lo siguiente con respecto a EL PASAPORTE:


-Su pasaporte debe tener vigencia antes, durante y después la estadía al lugar del destino. “Mañana tengo un vuelo a “Oeufqcefqwoeu”, mi pasaporte está vencido…, Usted me puede ayudar? Qué puedo hacer?”. No es la primera vez que eso sucede en un aeropuerto, sobre todo un viernes en la tarde y en temporada alta.


-Su pasaporte debe estar, en todo lo posible, en buen estado o/y cuidado. Evite lavarlo, por ejemplo.


-Vigile que el nombre que tiene en su pasaporte sea el que Usted usa y está en todos sus documentos. Me explico. En nuestro mundo occidental, el Señor Pérez es Pérez, se escribe Pérez y se pronuncia, en la mayoría de los casos, Pérez. El problema se complica cuando se tiene un apellido como: Nkapnangnjapndoukematagnigni. Imagínese, si por casualidad, que Usted va a Los Estados Juntos y no tiene, en su pasaporte, todas sus letras. Por cierto, juro por todas las pelucas de la difunta Celia Cruz que ese apellido existe, no es invento de mi retorcida mente.


Amigo Pasajero, Amiga Pasajera…, cuide su pasaporte. NO LO BOTE y, dato muy importante, guárdelo en un lugar seguro. Los amigos de lo ajeno siempre están allí, evite, en la medida de lo posible, sus importunas visitas. Sáquele alguna que otra fotocopia y ante con ellas por las ciudades, por el país, de destino…, generalmente en los hoteles existen cajas de seguridad. Déjelo en buen respaldo. Se evitaran algunos inconvenientes.


Si su pasaporte no es legal…, hágase un favor. Bótelo, destrúyalo y busque uno legal. Evítese problemas o no viaje, la vida es hermosa y no vale la pena complicársela vida…, o sí?


Última cosa…, las fulanas visas.


LAS VISAS


Las visas son, y sin complicarnos la vida, permisos que nos da un país, distinto al nuestro, para estar en su territorio. Generalmente existe un tipo de reciprocidad entre los países que se piden visa. Claro…, en los Estados Juntos son otra cosa, ellos son EL PAÍS y los otros, sencillamente, son los otros.


Volviendo al tema. Existen algunos tipos de visa con sus consecuentes características a saber:


Visa de tránsito: Sirve para que una persona, que deba hacer escala en un país para luego ir a otro, pueda permanecer en esta escala. Por lo general en un máximo de 3 días. En los Estados Juntos, es preferible tener visa de turista. Se evitan los maravillosos tratos de los educadísimos policías de frontera. Los de New York y Miami son celestiales.


Visa de turista: Para personas que deseen visitar dicho país para el propósito de conocerlo, en calidad de turista, y no se permite que la persona, supuestamente, haga negocios dentro del país al cual se visita o trabajar en este, sólo gastar dinero. Por lo general tiene duraciones entre 1 a 6 meses.


Visa de trabajo: Sólo para propósitos de trabajar siempre y cuando una empresa del país de destino lo contrate para tales efectos. Es más extensiva en tiempo y renovable.


Visa de estudiante: Para los efectos de una persona que está matriculada en un centro educacional del país de destino. Como lo dice el nombre, es una visa para estudiar en dicho país. Algunos tienen la suerte de tener esta visa de por vida. Siempre están estudiando. Me explico..., siempre.


Visa diplomática: Para personas que ostenten un cargo diplomático puedan visitar tal país para efectos diplomáticos tales como visitas oficiales de mandatarios, o efectos de embajada. Son las que llamo: “Ahora estas, ahora ya no estas”. Los portadores de este tipo de visa, a veces, son insoportables. Casi dioses en este mundo de vulgares mortales. A veces me pregunto, al verles, al tratarles..., será que ellos son de otro material, no van al baño, no sudan? Pobres seres con un triste taburete de poder. Afortunadamente no son todos, existen algunos, de tan humildes, te dan lecciones de vida y eso, siempre, se agradece. Pero, pero, pero, pero..., existen otros.


Visa de periodista: Para aquellos que ejerzan la profesión de periodista, puedan ejercer su profesión por un tiempo esporádico de tiempo, para cubrir ciertos eventos que se estén realizando en dicho país, de naturaleza relevante o de investigación.


Visa de matrimonio: Para quienes contraigan matrimonio con una persona que posea nacionalidad del país de destino. Peter Weir dirijiendo a Gérard Depardieu y Andie MacDowell en aquella comedia ,Green Card, allá por 1990..., me es inevitable recordarla y sonreírme.


También puede diferenciarse entre visados de entrada y visados de salida:

Visado de entrada: Es una autorización para poder presentarse a una aduana migratoria del país de destino, y solicitar ahí la entrada formal (es importante señalar que la sola posesión de un visado no garantiza la entrada al país, esto sólo puede decidirlo el oficial de migración y ellos, generalmente, dicen un sutil NO!!!). Se trata de una forma que tienen los gobiernos de controlar el tránsito de extranjeros. Estos visados son de dos tipos: los de pasaporte, que permiten el acceso a un país para una visita de duración definida, y los de inmigración, que suponen una autorización para residir en el país de forma permanente. Los segundos requieren muchos más requisitos, suele ser difícil su obtención.

Visado de salida: Es el que algunos países exigen a sus ciudadanos cuando desean viajar al extranjero. Se trata de visados que se requieren para el abandono de un país que se encuentra en condiciones políticas, sociales o económicas desfavorables. Ejemplos. Muchos, ustedes me entienden, no?

Sea cual sea el tipo de visa, se debe vigilar sus fechas de vencimiento, en cualquier caso también se debe informar, previamente, los requisitos a seguir si por cualquier motivo debemos extender nuestra estadía en el país al cual viajamos. Nuestro amigo Murphy se presenta cuando menos lo esperamos.


Todo lo mejor para Ti.


Tercera entrega: COSAS QUE TODO PASAJERO DEBE SABER ANTES DE PISAR UN AEROPUERTO!!!”